Recta final para que el Cono de Arita o el Salar de Pocitos sean una de las 7 Maravillas de la Argentina


2 mayo, 2019


La votación cierra el 7 de mayo.

El Cono de Arita y el Salar de Pocitos, dos de los principales atractivos de Salta, ya son finalistas de la campaña Las Siete Maravillas Naturales Argentinas, certamen que busca establecer los iconos naturales que representarán al país a nivel turístico mundial.

Tolar Grande es un pequeño pueblo ubicado a unos 357 kilómetros de la ciudad de Salta, en el corazón de la Puna salteña, departamento Los Andes. Para llegar a la localidad se transita la ruta nacional 51 hasta San Antonio de los Cobres. Desde este último punto, se debe tomar la ruta provincial 27 que desemboca en el pequeño poblado situado a 3.500 msnm, que cuenta con alrededor de 300 habitantes.
Se formó como muchos pueblos de la zona andina salteña, en los alrededores de la estación de trenes. Sus paisajes llaman la atención por sus impactantes montañas de colores rojizos y los infinitos espacios donde reina el silencio y los vientos moldean las cumbres.

El Cono de Arita, la pirámide volcánica más perfecta del planeta

El Salar de Arizaro se ubica entre los salares más grande del mundo y contemplarlo es impactante. Su nombre en lengua indígena quiere decir dormidero de los buitres, a causa de la gran cantidad de cóndores que habitan en la zona. Se llega al lugar partiendo desde Salta capital por la ruta nacional 51. Hay que atravesar la Quebrada del Toro hasta San Antonio de los Cobres. Luego se debe tomar la ruta 27 hasta Tolar Grande. Lo aconsejable es enfrentar el viaje en vehículos doble tracción y con guía, durante la primavera y el otoño. Unos 80 kilómetros más adelante se encuentra el Cono de Arita, considerado el más perfecto del planeta. Es de sal y lava negra. Se eleva unos 200 metros sobre de la superficie y está enclavado en el centro mismo del Arizaro. Su nombre en aymara significa filoso o punzante.

Los volcanes Incahuasi, Guanaquero, Aracar, Salin, Pulares, Arizaro, Socompa y Llullaillaco, son considerados por las comunidades puneñas como lugares sagrados.

Salar de Pocitos

El Salar de Pocitos es otro de los atractivos que deslumbra a los visitantes, especialmente en verano cuando a la vera de la ruta provincial 27 se forma un enorme lago celeste como el cielo. Para configurar el sorprendente escenario natural, en el extremo oeste se levanta el imponente Cerro Macón, de más de 5.600 metros.
El Salar de Pocitos se encuentra emplazado en un lugar estratégico, por donde cruzan todos los caminos que recorren la Puna y van hacia Chile. Se ha convertido en los últimos años en un importante polo minero, con el que de a poco va retornando la vida al pueblo, que había quedado prácticamente abandonado. Solo 15 familias, oriundas del lugar, residen allí. Una escuela, un colegio secundario itinerante y una radio FM, son muestras de su inquebrantable deseo de superarse y permanecer. Vagones abandonados desde la década del 90, son vestigios de un pasado que buscan dejar atrás. Ya existen dos emprendimientos gastronómicos en el lugar. El Salar de Pocitos, de la mano de sus inigualables atractivos busca posicionarse como una de las Siete Maravillas Naturales del País.

Para votar

Se pueden votar por única vez en la web site, www.7mar.com.ar, o también a través de un SMS con la palabra CONO o SALAR al 1515, ilimitadas veces.

Comentario

^