Halloween 2020: origen, mitos y significado de esta fiesta pagana


27 octubre, 2020


Suma de leyendas y tradiciones anglosajonas, qué hay detrás de esta “aterradora” celebración y su historia.

Hasta no hace mucho, sólo la pantalla grande nos mostraba calabazas, cenas en familia y chicos disfrazados pidiendo golosinas casa por casa.

Sin embargo, de a poco, Halloween (en versión “Noche de Brujas”) se fue incorporando a nuestras costumbres, no sin cuestionamientos ni críticas.

Celebración pagana por excelencia, ¿sabemos qué representa? ¿Guarda algún sentido para nosotros o es, simplemente, una burda copia que nos da la excusa ideal para sumar una fiesta comercial a nuestro calendario?

El origen de la celebración

Halloween se muestra como una noche con halo de misterio y miedo. Brujas, fantasmas, duendes y espíritus, saldrán de los cuentos este 31 de octubre para mezclarse entre los mortales que se preparan con disfraces, bromas y películas de terror para recibirlos.

La fiesta de Halloween carece ya de sentido religioso y, como tantas otras festividades, forma parte de nuestra cultura consumista. Pero ¿cuál es el verdadero origen de esta celebración?

Los antiguos celtas, al final de octubre, cuando era el tiempo del final de las cosechas, celebraban una gran fiesta a la que llamaban Samhain, que significa “final del verano”.

Era el momento del año en el que ellos almacenaban provisiones para el invierno y sacrificaban animales. A partir de entonces, los días comenzaban a ser más cortos y las noches más largas.

Los celtas creían que en esta noche de Samhain, los espíritus de los muertos volvían a visitar el mundo de los mortales. Encendían grandes hogueras para ahuyentar a los malos espíritus. Era la fiesta nocturna de bienvenida al Año Nuevo.

Al parecer, en ese tiempo los celtas iban recogiendo alimentos por las casas para las ofrendas a sus dioses, para los que preparaban un gran nabo hueco con carbones encendidos dentro, representando al espíritu que creían que les otorgaba poder.

La costumbre era dejar comida y dulces fuera de sus casas y encender velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y el descanso junto al dios Sol.

En esa noche de rituales, la noche de Samhain, se abría la puerta al más allá y los vivos y los muertos tenían la oportunidad de poder comunicarse.

De Samhain a la Noche de Brujas

La noche de Samhain en la actualidad se ha convertido en la noche de Halloween. La vieja tradición de dejar comida para los muertos, está hoy representada en los niños que, disfrazados, van de casa en casa, pidiendo dulces, con la frase ”trato o truco”; y los nabos encendidos se transformaron en las clásicas calabazas.

Mucho tiempo después, la fiesta pagana se cristianizó como el “Día de Todos los Santos” (del inglés (“All Hallows Eve”, de ahí la expresión actual de “Halloween”).

Como muchas de las festividades antiguas, Halloween, está relacionada con los ritmos de la naturaleza. Durante el tiempo de Escorpio, el fin del otoño en el hemisferio norte, se revela una pugna en la naturaleza entre las fuerzas creadoras y las destructivas. Las lluvias que mojan las hojas caídas aceleran la putrefacción del suelo que servirá de abono para que de allí nazca la nueva vida.

La naturaleza se prepara para el nuevo ciclo, la vida comienza a ocultarse para luego volver a nacer. Representa la muerte simbólica de la Tierra a la que le espera un largo letargo del que despertará en primavera.

Sincronizando con la naturaleza, durante esta época del año muchos de los pueblos antiguos realizaban festividades relacionadas con la muerte, los muertos y la resurrección.

 


Fuente: Clarín

Comentario

^