Finalmente, el agua llegó a la comunidad del Algarrobal


17 marzo, 2020


Después de mucho tiempo de pedidos, y por primera vez, en la comunidad originaria ubicada apenas a 1.500 metros del pueblo tienen agua potable.

La comunidad del Algarrobal es una comunidad que queda ubicada a 1 kilómetro y medio del centro de Pichanal, llegaron desde el paraje homónimo hace cuatro años con la promesa de una mejor calidad de vida, si es que ellos dejaban sus tierras para mudarse a Pichanal. Tras la aceptación y el traslado de la comunidad, las mejoras nunca llegaron.

Hoy a tres meses de la asunción del intendente Sebastián Domínguez, las 70 familias ya tienen el agua potable que tanto anhelaban.

“Cuando asumimos, hace apenas 90 días, firmamos un acta compromiso con los representantes de la comunidad, les dijimos que nosotros íbamos a llevar el agua a sus hogares, y hoy con gran satisfacción puedo decir que cumplimos nuestra palabra nos eligieron para esto, para cambiar una realidad dura y difícil”, expresó el intendente Domínguez.

Ayer al ver la emoción de nuestros hermanos wichi, me sentí muy feliz y tranquilo, porque estamos haciendo lo que vinimos a hacer, mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos, darle algo que es un derecho humano e inalienable y que jamás debió faltarles.

Hace dos años y medio el intendente anterior firmó un convenio entre el municipio y Aguas del Norte con un costo de 4 millones y medio, “hicieron el pozo, una de las empresas que trabajó en la obra era propiedad de Jalit, pero no concluyeron nuca.

Mientras la nueva gestión se cargó al hombro la promesa de agua potable asistió a esta y otras comunidad con un camión cisterna.

Con el agua llega para estos vecinos la esperanza y el compromiso de colaborar en una huerta comunitaria donde el municipio proveyera de ganado menor. El municipio además entregó en calidad de comodato herramientas para que hagan sus propias artesanías y sea una fuente de ingreso para ellos “queremos que hagan lo que saben hacer y es lo que hicieron toda la vida”.

Paneles solares

Una de las preocupaciones, sin duda, es la falta de energía en zonas rurales alejadas así que gracias a un acuerdo con el Ente Regulador de Servicios Públicos se entregaron en calidad de comodato paneles solares, hoy 150 familias tienen energía “para prender un ventilador, tomar aguas fresca en estas épocas de alta temperaturas. Tener una radio para comunicarse, prácticamente imprescindible”.

A las zonas rurales las estamos proveyendo de paneles solares para abastecer una heladera chica, una radio para poder comunicarse.

Núcleos húmedos

La construcción de núcleos húmedos también es una deuda pendiente para los vecinos de Pichanal. “Como nunca tuvo un plan de urbanización no se gestionaban planes de viviendas y Pichanal creció a base de asentamientos lo que ahora planificamos solucionar”, dijo.


Fuente: El Tribuno de Salta

Comentario

^