Diputados aprobó proyecto que prohíbe la venta de terrenos incendiados por 60 años


18 noviembre, 2020


Manejo del fuego: Diputados aprobó el proyecto de ley que protege los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales.

La Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado el proyecto de ley que busca “proteger” los ecosistemas de los incendios accidentales o intencionales y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 años, para evitar prácticas especulativas y emprendimientos inmobiliarios.

La iniciativa fue aprobada con el respaldo de 132 votos aportados por el Frente de Todos, los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo, mientras que Juntos por el Cambio reunió 96 sufragios por la negativa.

La reforma de la ley de Manejo del Fuego fue impulsada por el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner. El oficialismo logró darle media sanción al proyecto de reforma a las 7 de la mañana de este miércoles, consiguiendo 132 votos contra 96 que obtuvo de su bloque, Frente de Todos, más el acompañamiento los interbloques Federal y de Unidad Federal para el Desarrollo.

La reforma “busca la protección de los incendios accidentales o intencionales” y prohíbe la venta de terrenos incendiados en plazos que van de 30 a 60 añoscon el fin de evitar prácticas especulativas para proyectos inmobiliarios.

El diputado nacional del Frente de Todos, Leonardo Grosso, presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Cámara baja, aseguró que “el fuego va a dejar de ser un negocio” con la aprobación del proyecto y consideró que “es incompatible ser medioambientalista y neoliberal”.

Durante la extensa sesión de la Cámara, Grosso rechazó los cuestionamientos de la oposición y dijo que “lo único que vinieron a proponer fue un proyecto para dar más recursos al sistema para apagar el fuego”.

Con ese argumento, el legislador oficialista se preguntó si esa actitud no es para “legislar sobre las cenizas”.

“Hablan de los pobladores y los campesinos pero es un mecanismo inconsciente: si hay alguien que le complica la vida a los pequeños productores son los incendios”, aseveró el diputado nacional al cerrar el debate de la iniciativa.

En ese marco, Grosso destacó que haya “aumentado el interés” respecto al tema entre los diputados y dijo que eso “habla bien de este Congreso”.

En tanto, rechazó la postura de la oposición, al señalar que “están defendiendo otros intereses y no lo quieren decir: defienden el negocio inmobiliario, defienden el negocio agropecuario” y consideró que “es incompatible ser medioambientalista y neoliberal, ser de Cambiemos y medioambientalista”.

“Aunque el secretario de medio Ambiente (en referencia al exfuncionario de Cambiemos, el rabino Sergio Bergman) se vista de árbol: aunque la mona se vista de seda, mona queda”, ironizó Grosso, lo que fue respondido con reproches a viva voz en el recinto por parte de algunos miembros del interbloque de Juntos por el Cambio.

Asimismo, el diputado nacional señaló que “la justicia ambiental es justicia social: son incompatibles los proyectos neoliberales con el ambientalismo” y se pronunció a favor de “atar el ambiente a los sectores populares”

Tras recordar que se trata de un proyecto que firmaron 85 diputados, de 6 bloques de la cámara baja, Grosso sostuvo que la iniciativa “tiene un problema para Juntos por el Cambio y es el autor: que lleve a Máximo Kirchner como autor, les molesta el apellido y a nosotros nos da orgullo”.

Qué dice el proyecto

El proyecto reforma la Ley 26.815 del Manejo del Fuego y establece que “no se podrá cambiar el uso de esas zonas para emprendimientos inmobiliarios o cualquier actividad agrícola que sea distinta al empleo y destino que la superficie tuviera como habitual al momento del incendio”.

El texto remarca que ese uso no podrá ser modificado por el término de 60 años para que “los bosques nativos o implantados, áreas naturales protegidas y humedales” tengan garantizadas las “condiciones para la restauración de las superficies incendiadas”

En esos plazos “no se podrán realizar en los bosques naturales o implantados la división, subdivisión, loteo, fraccionamiento o parcelamiento, total o parcial, o cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento y venta, de tierras particulares”.

En el caso de que se trate de una zona agrícola, se impone una limitación de 30 años.

Tampoco se podrá “hacer cualquier actividad agrícola que sea distinta al uso y destino que la superficie tuviera al momento del incendio”.

Comentario

^