Cómo prevenir el golpe de calor en perros y gatos


10 enero, 2022


En épocas de verano las mascotas también se ven muy afectadas por las altas temperaturas.

Argentina atravesará una ola de calor extrema la próxima semana en zonas de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y Santiago del Estero. Se esperan mínimas entre los 25° y los 30° y máximas entre los 35° y 42°.

Las altas temperaturas afectan a los animales tanto o más que a los humanos, es por eso que tenés que saber qué hacer para prevenir los golpes de calor en perros y gatos.

Es importante ofrecerles libertad para que estén donde prefieran, brindarles agua fresca y no someterlos a ejercicios en los horarios más críticos. Los perros y gatos no poseen glándulas sudoríparas y tienen mecanismos de ventilación diferentes. El calor tiende a conservar su temperatura constante de manera especial, afectando los mecanismos de termorregulación.

Cómo identificar si nuestra mascota está sufriendo un golpe de calor

  • Disminución de la actividad física.
  • Apatía.
  • Deshidratación.
  • Jadeos excesivo.
  • Negación para moverse.
  • Ritmo cardíaco acelerado (se puede percibir tocando alrededor de sus costillas)
  • Espasmos musculares.
  • Cambio de color en la mucosa (rojo intenso en encías y nariz).
  • Tambaleos y pérdida del equilibrio.
  • En casos más extremos pueden sufrir vómitos, diarrea, desmayos y convulsiones.
  • Ante una emergencia acudir al veterinario más cercano.

Cómo prevenir los golpes de calor en nuestras mascotas

  • Evitar paseos en los horarios del mediodía (puede sofocarse y hasta quemarse las patas en el asfalto).
  • No dejarlos en el auto.
  • En los horarios de más calor, se recomienda que descansen en el interior del hogar o a la sombra.
  • Colocar paños húmedos alrededor del cuello (nunca cubrir por completo al perro o gato ya que esto impediría la ventilación de su cuerpo).
  • Mantener agua fresca disponible.
  • Proveer un ambiente agradable y fresco.
  • Mojar nuca, orejas, cuello, ingle y lomo.
  • Mojar una toalla para que repose en un lugar húmedo y fresco.

Comentario

^