Cómo hacer el tradicional chipá


21 mayo, 2020


Receta fácil y cómo hacerlo paso a paso.

El pan chipá, que significa “torta” en guaraní, es una delicia típica de Paraguay, del nordeste argentino y el suroeste de Brasil. En sus distintas variantes, bautizado también “pan de queso”, se ha ganado el corazón de toda América por su singular sabor y su fácil preparación. Para acompañar el mate o sumarla a una picada con amigos, te contamos cómo hacer chipá casero.

Cómo preparar chipá

El chipá es un pan pequeño cuyo ingrediente principal es el almidón de mandioca. Es parecido al pan pero de mayor consistencia y, gracias a sus ingredientes, es más nutritivo, tiene una textura gomosa y mayor sabor.

Al preparar el chipá, se le puede dar diversas formas: redondeada, alargada y hasta con forma de rosca. Existe una gran variedad de recetas para hacer el (o la) chipa y hasta se sostiene que cada pueblo tiene la suya propia.

Se le conoce por varios nombres de acuerdo a los ingredientes que lleva su preparación. En Buena Vibra elegimos la receta de chipá argentina porque se ha convertido en una de las formas de hacer este pan más popular en el Río de la Plata.

Receta para hacer chipá

Ingredientes para hacer chipa

  • ½ taza de agua
  • ¾ taza de leche
  • ¼ de taza de aceite de maiz/girasol o 75 gramos de manteca (según tu preferencia)
  • 1 cucharada de sal
  • 1 taza de harina o fécula de mandioca (se pueden sustituir por 2 tazas de fécula de maicena)
  • 3 huevos
  • 150 gramos de queso parmeggiano rallado
  • 100 gramos de queso fresco rallado (puede ser Gruyere o similar)

Receta del chipa: procedimiento paso a paso

  1. Antes que nada, poné a precalentar el horno (si tenés la opción regulalo a 180°)
  2. Pasá la harina de mandioca por un colador finito o tamiz.
  3. Una vez terminado este procedimiento volcala sobre la mesada y hacé un hueco en el centro. En ese hueco anda poniendo los huevos (rompelos primero sobre otro recipiente para evitar afectar la harina si algún huevo está feo), la manteca blanda cortada en cubitos (o el aceite), el queso cortado en cubos pequeños, el queso parmesano rallado, la leche y la sal.
  4. Empezá por unir los ingredientes del centro con ayuda de tus manos y poco a poco incorporá la harina de mandioca. Amasá unos 5 minutos hasta obtener una masa lisa y homogénea.
  5. Una vez que consigas esa masa, dejala descansar en la heladera por 30 min.
  6. Formá pequeños bollitos de tamaño parejo y colocalos en una asadera, no hace falta ponerle materia grasa para cocinarlos. Recordá también que a los bollitos podés dejarlos así a darles la forma que quieras.
  7. Cocinalos en el horno precalentado a temperatura media por unos 15 minutos hasta que crezcan un poquito y se doren.
  8. Al momento de servirlos, lo ideal es que estén tibios. Y nada mejor que disfrutarlos recién hechos

FUENTE: BUENA VIBRA

Comentario

^