Vecinos solidarios cocinan y entregan comida a los más necesitados en Salta


7 mayo, 2020


Nueve vecinos y amigos dejan sus ocupaciones para preparar almuerzos.

Sobre la calle Alberdi del Barrio 21 de Noviembre, los sábados, varias ollas de comida avivadas por el fuego de la leña, calientan la comida que llegará a cientos de familias de esta parte del Valle de Lerma. La iniciativa es de unos vecinos solidarios que comenzaron a ayudar a numerosas personas carentes de recursos y desocupados por el aislamiento social de la cuarentena como consecuencia de la pandemia. Hace un mes entregan almuerzos los sábados en el barrio 21 de Noviembre. Entre todos colaboran en la preparación de las raciones. La tarea se inicia en la madrugada y culmina bien entrada la tarde.

Unos preparan el fuego a leña, otros buscan el pan de una panadería que colabora con la ayuda, y el resto se dedica a cocinar. Mario Cari, conocido como el “Negro Kalola” y Claudia Taritolay comandan la travesía altruista. Entre los amigos hay enfermeros, trabajadores independientes y hasta desocupados. Todos decidieron ayudar a los que menos tienen.

No pertenecen a ningún sector político. Solo a su barrio, en donde cocinan y distribuyen los almuerzos. “Hay vecinos que no tienen cómo sostener a sus familias. No tienen trabajo y es difícil llevar el alimento a sus hogares. Nosotros quisimos, con la ayuda de Dios y nuestras familias, llegar aunque sea un sábado a los necesitados. Lo hacemos con entusiasmo, son muchos los que colaboran”, relató Mario Cari.

Él, por ahora, está sin trabajo. Es cuentapropista relacionado con la cadetería de una minera de Quijano.

Al lado del fuego reparte con gusto la raciones a los vecinos carentes. Comenzaron hace cinco sábados. De a poco amigos, comercios y otros vecinos acercaron sus donaciones al grupo. Claudia es enfermera y cuenta a El Tribuno, emocionada y orgullosa del gesto de sus amigos para con los demás.

“Recorriendo los barrios del interior se observa cómo el pobre es hoy más pobre y carente de todo. Nosotros teníamos que hacer algo, y nos pusimos a trabajar en este espacio para ayudar a los demás. Comenzamos entregando alrededor de 200 platos por sábado, y este último, que hicimos locro por el Día del Trabajador, llegamos a repartir 900 raciones. Gracias a Dios alcanzó para todos”.

La jornada no comienza ni termina el sábado. Durante la semana se deben buscar los insumos para los almuerzos. La leña y la división de tareas de acuerdo al tiempo de cada integrante del grupo solidario. Luego de terminar con las entregas los sábados, otro grupo sale a dejar casa por casa en los Barrios Progreso y Loteo 208, almuerzos para los carentes de recursos.

Más ayuda para este sábado

Este próximo sábado habrá nuevas raciones para entregar en el mismo sitio y horario. La labor sigue sin descanso. Agradecieron a un montón de gente entre ellos a la familia Bautista, Pablo Barrientos, Mariela Caminos, Taller de calle San Martín y Güemes, Matilde Barboza, Carlos Guaymás, Ana Puca, Pablo y Walter Cari, Olga Saracho, Kuky Fernández, Federico Stucky, Cintia Sánchez, Isabel Ocampo, Oscar Barboza, Graciela Vilte, Alejandro Amador, Roberto Reyes, Lito y Paulina Cabrera, José Cruz y Reina Escalante.


Fuente: El Tribuno de Salta

Comentario

^