Unos 300 chicos de capital y el interior de Salta fueron agasajos con una cena navideña de gala


23 diciembre, 2020


Una movida solidaria que se repite desde hace más de una década, cuyo único objetivo es que los chicos sean los protagonistas de las principales celebraciones del calendario, como es el caso de la Navidad. 

Pese a todas las limitaciones que impuso este año la pandemia de coronavirus, la fundación Granito de Arena agasajó ayer a cerca de 300 niños salteños en el salón Elegance, de la ciudad de Salta.
Se trata de una movida solidaria que se repite desde hace más de una década, cuyo único objetivo es que los chicos sean los protagonistas de las principales celebraciones del calendario, como es el caso de la Navidad.
Vestidas con trajes de “Mamá Noel”, las mujeres de la ONG prepararon una deliciosa cena para los chicos, con productos de primera calidad. En esta oportunidad y haciendo lugar a sus deseos, les sirvieron milanesas con papas fritas y helado de postre.

El evento fue posible gracias a la generosa colaboración de manos visibles y de muchas otras invisibles, que aportaron lo necesario para este tradicional festejo de fin de año, destinado a los pequeños que por diversos motivos no pueden acceder a grandes celebraciones y que tuvieron un meritorio desempeño escolar.

Con gorritos navideños y una gran sonrisa, los voluntarios recibieron a los pequeños de las instituciones invitadas. Al finalizar la cena y los espectáculos infantiles, se les hizo entrega de un bolsón navideño con pan dulce, budines, turrones, gaseosas, golosinas, entre otros artículos, y un regalito personalizado. La alegría y el esfuerzo nunca son en vano, desde el comienzo al fin se vivieron momentos emotivos y divertidos. No faltó la presencia de Papá Noel en cada mesa y el show de un mago, que los llenó de asombro.

“Cumplimos con los protocolos preventivos de Covid 19, por lo que la cantidad de voluntarios para ayudar a organizar la cena fue limitada. Pero tanto esfuerzo valió la pena. La alegría de los chicos nos llena el alma. Todos usaron barbijos. Gracias a Dios, pese a que fue un año muy complicado para todos pudimos cumplir con los más pequeños”, contó Sandra González. Colaboraron también, Griselda Vargas, Romina Castro Zea, Sandra Padilla, Jorgelina Montero, Gustavo Licuime, Miguel Farías, entre otros.

Sandra González adelantó que esta tarde visitarán un merendero de Villa Floresta. Llevarán bolsones y regalos para los chicos.

Fue una cena integradora y federal, que contó con la presencia de niños de escuelas, hogares, merenderos y de diversas instituciones de la ciudad de Salta y del interior. “Esta celebración es el resultado de una sumatoria de esfuerzos, de gente que colaboró con el corazón y pusieron su granito de arena para hacer felices a tantos chicos”, expresó Romina Castro Zea.


FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^