“Una luz para los ojos de Pía”, la campaña para un milagro en China


27 mayo, 2019


Necesitan juntar unos 50 mil dólares.

La esperanza es lo último que debe perderse ya que ese es el motor que nos impulsa en los momentos de mayor angustia. Seguramente este joven matrimonio está dispuesto a ir más allá de ese límite para darle a su pequeña hija la oportunidad de una mejor calidad de vida.

La historia de Daniel Cari (27) y María Palacio (22) tiene aristas de extraordinaria fortaleza y huellas de un espíritu de lucha a prueba de todo.

Apenas salían de la adolescencia en su Tartagal natal, cuando se enteraron de que iban a ser papás.

La pequeña Pía Agustina, hoy de cinco años, apareció en sus vidas para darle el giro de campana que la paternidad otorga a los seres humanos.

El cambio

Era diciembre de 2013. Pía llegó a este mundo en forma prematura y con todos los problemas que suelen padecer los niños que nacen en esas duras condiciones.

Estuvo tres meses en una incubadora y logró salir adelante. Pero de esa batalla, la pequeña no pudo escapar ilesa; una retinopatía del prematuro (enfermedad muy común en los chicos que nacen antes de tiempo) le había quitado la visión en ambos ojos.

Desde el hospital Juan Domingo Perón en Tartagal fueron al hospital de Orán y desde allí al Materno Infantil en Salta capital, donde los médicos intentaron regenerar la retina a través de una intervención quirúrgica que no tuvo los resultados esperados.

Un segundo intento con ese mismo objetivo había quedado descartado. En septiembre de 2014 viajaron al hospital Garrahan, donde recibieron el mismo diagnóstico.

La lucha

A partir de ese momento y lejos de desanimarse, Daniel y María comenzaron una peregrinación entre cientos de sitio en internet. Investigaron sobre casos similares a los de Pía y se entusiasmaron con historias donde la recuperación fue positiva, pese a los criterios irreversibles de los médicos.

“No nos resignamos. Comenzamos a investigar y supimos que se hacían regeneraciones de retina y que podríamos intentarlo”, recuerda Daniel. En 2017 habían explorado sitios, ofertas, técnicas, evolución, tratamientos; todo lo relacionado con la enfermedad. También recabaron testimonios sobre recuperaciones de la visión en niños pequeños.

A María le vuelve al recuerdo y le refuerza la esperanza el caso Santino, otro nene salteño de 3 años que había logrado viajar a China con el mismo diagnóstico que Pía. Se puso en contacto con los familiares quienes le dieron la noticia más alentadora: tras su tratamiento en China, Santino, también prematuro y con el mismo mal que Pía, hoy puede distinguir colores y diferenciar siluetas de lejos y de cerca. No lo dudaron más. Se contactaron con el Centro Médico Wu, del hospital Shizhentang de Beijing, donde analizaron el caso de Pía y al poco tiempo recibieron diagnósticos y propuestas para el tratamiento.

La esperanza

Se trata de técnicas modernas con madurez e implantación de células madre, que regeneran los tejidos dañados y luego un tratamiento con medicación exclusiva. Para ello el joven matrimonio necesita juntar 50 mil dólares con los cuales afrontar la totalidad del tratamiento.

Para ello, Daniel y María recurrieron a la solidaridad de los salteños y abrieron una cuenta en el Banco Nación con el número 5148401926 y otra en el banco Santander de Tartagal, con el número 360330/05 donde se pueden depositar aportes que, por mínimos que sean, ayudarán a la peque Pía.

También pusieron una línea de teléfono para mensajes de WhatsApp al 03873655458.

Música, danza y moda

Lo cierto es que la pequeña ya tiene su campaña: “Una luz para los ojos de Pía” y el primer adherente y quien la ideó es el diseñador Walter Luis, que se puso al hombro esta cruzada para conseguir los 50 mil dólares que necesitan para el tratamiento en China.

Walter Luis, junto a su hija Natalia y con la colaboración de varias personas entre las que se cuentan a Patricio Colombo Murúa, Viviana Potsaki, María Nicoloni, Flavia Tolaba, Darío Miko y Analía Martínez entre otros, junto a las fundaciones Corina Lona, Lupus y Hope organizaron un festival de música, danza y moda que se desarrollará el 10 de agosto en el Teatro de la Provincia con entradas accesibles.

“En diciembre conocí el caso de Pía. Desde mi lugar convoco a los empresarios, políticos y al público en general a colaborar con esta campaña”, dijo el religioso.

 

Fuente: El Tribuno Salta

Comentario

^