Una cooperativa textil de mujeres y su granito de arena en esta pandemia


30 abril, 2020


Fabricaron y donaron barbijos al hospital, a la Policía y a vecinos humildes.

Doña Helvecia acomoda ropa, hilos y otros insumos, mientras Luisa y Elsa trabajan a un ritmo incesante con las máquinas industriales de coser. A más de un mes de la cuarentena la Cooperativa Textil Metán sigue funcionando, gracias al esfuerzo de mujeres emprendedoras.

Fue creada en el 2013 y está ubicada en la calle General Güemes (E) 325. Los últimos años no fueron fáciles, debido a la crisis económica, pero a pesar de todo, pudieron mantenerse en actividad.

La cooperativa actualmente está integrada por Elisa Acosta, Griselda Barbo, María Luisa Gallardo, Helvecia Godoy, Elsa Costilla y Javier Villa quien se encarga de la logística y colabora en los trámites administrativos. Trabajan en un inmueble cedido por la Municipalidad de Metán.

Cuando el Gobierno nacional decretó el aislamiento obligatorio las cosas se dificultaron aún más, pero estas mujeres valientes no bajaron los brazos. Por el contrario, con aportes propios compraron lo necesario para armar alrededor de 200 barbijos que fueron donados al hospital Del Carmen, a la Policía, al Servicio Penitenciario, a los agentes sanitarios y a vecinos carentes de recursos.

“Agradecemos que la Municipalidad nos dio el espacio para poder trabajar. Actualmente no contamos con ninguna clase de subsidios, créditos ni aportes de insumos. Hace años se nos quitó el aporte económico que teníamos y era fundamental para sostener nuestra cooperativa”, dijo Helvecia Godoy a El Tribuno.

“Nuestro trabajo es el único sustento. Por eso a pesar de la cuarentena, con todos los cuidados necesarios, seguimos adelante. Ganamos poco, pero nos alcanza para llevar el pan a la mesa de las seis familias del grupo”, destacó.

La cooperativa actualmente tiene ocho máquinas industriales de coser en funcionamiento, pero escasean los insumos, como las telas, hilos y elásticos, cuyos precios tuvieron una suba exorbitante.

Actualmente las mujeres están trabajando en la confección de uniformes, delantales y chombas para colegios.

“Los hacemos por encargue, pero hubo una disminución considerable en comparación con el año pasado porque no hay clases debido a la prevención del coronavirus. Estamos viviendo tiempos difíciles como todos, pero estamos poniendo nuestro mayor esfuerzo para seguir adelante”, dijo María Luisa Gallardo.

Reciclado y creatividad

“También estamos reciclando telas y confeccionando prendas de vestir, porque en estos tiempos hay que ser creativo. Además nos pueden encargar, buzos, camperas y pantalones a medida y nosotras los hacemos”, remarcó.

Por su parte, doña Elsa Costilla, comentó que realizan arreglos de cualquier tipo de ropa y que fabrican para la venta, indumentaria de trabajo para las empresas e instituciones, a precios accesibles.

“A pesar de los momentos difíciles que estamos viviendo tenemos muchas ganas de trabajar y de fortalecer esta cooperativa. Entre todas hacemos aportes y gracias a eso se puede seguir”, dijo Costilla.

FUENTE: VIA SALTA

Comentario

^