Un estudio confirma que el arrope de chañar es un excelente remedio para la tos


30 julio, 2019


El mistol y el chañar poseen propiedades antitusivas, expectorantes, antiinflamatorias y analgésicas.

En el laboratorio de la cátedra de Farmacoquímica de la Facultad de Bioquímica de la UNT tiene su sede el equipo del que forma parte Reynoso. Hace más de una década lo fundó Alicia Sánchez Riera (ya jubilada) para estudiar las plantas que los pueblos originarios utilizaban para tratar sus enfermedades. La tesis de Reynoso fue dirigida por Nancy Vera, quien destaca que la validación de las propiedades medicinales de las plantas y la constatación de su inocuidad han sido recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Además de validar el uso medicinal de estos frutos, este trabajo puede tener fuerte impacto social: preservar saberes ancestrales, y ayudar a preservar la biodiversidad, a generar fuentes de trabajo y a producir medicamentos -siempre que se sigan los procesos correctos- a un costo mucho menor que el de los laboratorios”, resalta Vera.

“Queremos estandarizar la producción del arrope; no debe contener azúcar y habrá que variar las condiciones de temperatura, porque pierden un poco su capacidad antiinflamatoria a causa del calor”, destaca.

Pruebas preclínicas

Las investigaciones, tanto de chañar como de mistol, superaron los ensayos preclínicos, y ambos demostraron su eficacia terapéutica y su inocuidad; la única diferencia es que el efecto analgésico es más fuerte en el caso del chañar. Reynoso cuenta que este actúa de modo semejante a la morfina. “En diferentes dosis, claro, pero los receptores y los antagonistas son los mismos”, aclara.

Reconocimiento 

La tesis de Adrián Reynoso fue publicada en dos importantes revistas científicas: “Journal of Ethnopharmacology” y “Journal of Nutrition & Food Sciences”.

Comentario

^