UN DÍA COMO HOY | Güemes fue herido de muerte tras una emboscada


7 junio, 2020


En la noche del 7 de Junio de 1821, Güemes es herido y sale en busca de un refugio junto a sus gauchos.

Un Día Como Hoy:

En la noche del 7 de Junio de 1821 en la esquina de Belgrano y Balcarce de la ciudad de Salta, Güemes es herido y sale en busca de un refugio junto a sus gauchos, el héroe no cae de sus silla y con su caballo, cruza el campo de la Cruz y penetrando en la quebrada de Chachapolla se dirigió hacia el este hasta una posta que existía como a 8 Km. de la Ciudad de Salta, en la Lagunilla, conocida como de Da. Pancha Luna. El Cnel. Dn. Eusebio Mollinedo (quien lo acompañaba en ese día fatídico), cuenta en sus escritos que: “…Herido gravemente en la columna vertebral por un disparo de arma de fuego de una partida enemiga y luego de padecer dolores lacerantes que sobrellevó con la entereza de su carácter forjado en las vicisitudes de la guerra, llegamos a la posta de La Lagunilla… Allí fue asistido y sirvió de descanso”.
Desde ese lugar se mandó avisar al Cmte. Ríos, que esperaba con el resto de la escolta en el Tincunaco, para que informara de la situación a las fuerzas acampadas en el campo de Velarde y se incorporara a la partida, además se notifica al Presbítero Dn. Francisco Fernández, de la situación que se encontraba el general herido.
El Comandante Ríos y sus soldados, como así también del Pbro. Fernández, improvisaron una camilla para transportar a Güemes herido y continuaron la marcha en dirección de la finca “Las Higuerillas”. Este camino solo presenta unas lomadas que se superan con facilidad y luego el camino es llano sin accidentes, hacia la sala de la finca.
Llegaron sin mayores inconvenientes a la casa de la sala, esperaron la llegada de un parte importante de las tropas patriotas y de la partida del Cap. Cabral que conducía al médico Dr. Antonio Castellanos. Allí el Gral. Güemes recibió los primeros cuidados médicos.
El Dr. Castellanos pudo hacer el diagnóstico de la gravedad de la herida y comenzar a pensar que la misma era de muy mal pronóstico.
Ya mas organizados y con mayores elementos, vieron los presentes la necesidad de poner a salvo del enemigo al General Herido, por lo cual reanudaron la marcha por la “Cañada de la Higuera”, en dirección del puesto de la “Higuera”. “…en el paraje de la “Higuera”, cuatro leguas al Sureste del punto de partida, pero muy desfallecido por la pérdida de sangre…”
La situación de este puesto era muy segura y estratégica, porque a espaldas y corta distancia se comunica con las fincas de “La Cruz” y “La Quesera” lugares donde Güemes tenía los campos de enterramiento para sus gauchos.
Pero en su grave estado el Héroe no puede avanzar mas y bajo la sombra de un Cebil espera el inexorable destino pero con la entereza de quien da la Vida por La Patria. De esta manera el Mártir de nuestra Nación comenzaría el camino a la Inmortalidad.

Comentario

^