Todos le piden a la Virgen del Cerro que la pandemia se “termine lo más pronto posible”


1 abril, 2021


Santiagueños, tucumanos, jujeños, bonaerenses y creyentes del resto del país y del exterior ponen sus esperanzas en la intercesión de la Virgen María.

Que esta pandemia termine lo más pronto posible”, “le pedimos a la Virgen santísima que interceda para que desaparezca esta peste que nos afecta a todos” y “nos encomendamos a nuestra Virgen madre para que nos ayude en estos momentos duros que vivimos”.

Estos son algunos testimonios recogidos ayer por EL LIBERAL de devotos de la Virgen de Los Tres Cerritos de Salta. La epidemia está en el centro de sus ruegos, además de los agradecimientos por haber conseguido trabajo y sanado almas de familiares.

Después de largas semanas de cierre a causa de la cuarentena por la pandemia, hoy ya los fieles pueden volver a visitarla en la cima de los encantadores cerros que coronan la parte noreste de la ciudad de Salta. El impedimento de la presencialidad durante aquel lapso, no pudo evitar que de manera virtual los cientos de miles de feligreses que creen en ella, continuaran rezando por sus penurias y pidiendo su intermediación para protección de sus familias y para el final de la crisis sanitaria.

Pero ¿Cuál es la razón de este fenómeno de fe popular? “Tal vez no hay que buscar razones, porque la razón es lo contrario a lo que uno siente en su interior, y esta advocación hace sentir a la gente que puede conectarse con la Virgen María a través de la oración”, sostuvo Daniel Gerez mientras atesoraba en su celular, las fotos tomadas en su visita a los Tres Cerritos en 2018.

Las autoridades eclesiales de Salta no reconocen la advocación de los Tres Cerritos. Sin embargo, una noticia los sorprendió cuando el 25 de marzo de 2019 una réplica de la imagen de la Inmaculada Madre del Corazón Eucarístico de Jesús, conocida como la Virgen del Cerro fue entronizada en la Basílica San Ponciano de la ciudad de La Plata. En aquel momento se difundió un comunicado firmado por unos 50 sacerdotes de la Iglesia Católica salteña, en rechazo al anuncio que realizó el arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, según recuerda el diario El Tribuno.

Lo cierto es que mucha gente común, con problemas de salud graves, con falta de trabajo o afectada por el miedo a enfermarse con el Covid-19, está muy lejos de esa polémica. Para esa gente, subir el cerro y “llegar a la Virgen” es aferrarse a su fe en la madre de Jesús, para pedir y para agradecer.

Prueba de ello son los testimonios recogidos ayer por EL LIBERAL. Federico López: “Todos los años voy en peregrinación. Siempre le he pedido paz, pan y trabajo. Y toda la vida he sido bendecido por la Virgen con su gracia divina y con los dones concedidos. Hoy, además de paz, pan y trabajo, le pido salud por el tema del Covid-19”.

Daniel Ojevero: “Nuestra fe se renueva día a día gracias a la Virgen. Somos fieles desde toda la vida. Caminamos a su encuentro las veces que podemos para expresarle nuestro agradecimiento por su bondad y generosidad para con todos”.

“En nuestro caso (Ovejero menciona a su esposa Carmen), hemos atravesado por una situación muy dolorosa cuando falleció nuestro primogénito. Nos desgarramos el alma por completo, pero no perdimos nuestra fe porque nos aferramos a la Virgen. La oración ante ella nos fortaleció y nos hizo crecer como pareja. Volvimos a ser padres y seguimos orando”, resaltó Ovejero en su conversación con EL LIBERAL.

Ramón Luna expresó: “Que esta pandemia termine lo más pronto posible. Esta amenaza global nos preocupa a todos. Lo que hoy le pido a la Virgen es que interceda para que desaparezca esta peste que nos afecta a todos. Nos encomendamos a nuestra Virgen madre para que nos ayude en estos momentos duros que vivimos”.

Fermín Carvajal contó que ahora que está permitido ir hasta la gruta donde está la Virgen, lo hace acompañado por sus padres para “hacerle saber a ella que nos sentimos muy felices por la forma en que nos cubre con su manto. Somos una familia humilde. Gracias a Dios, nunca ha faltado trabajo, pero la salud de mis padres ha estado muy débil en estos últimos años. Ella escuchó nuestro rezos y respondió con generosidad e hizo que nuestras vidas sean plenas, que volvamos a sonreír y que estemos cuidándonos permanentemente”.

A su vez, Marcela Taboada, contó: “Mucha gente da testimonio que son conmovedores. Hace un tiempo, recuerdo que un hombre tenía en su taxi a la Virgencita del Cerro. Él me comentó el milagro que habían recibido ellos porque no podían ser padres. Ya se terminaba el tiempo, por su edad y por otras cosas más. Un día fueron a ver a la Virgen. Tras eso, fueron padres y así es como cada año van a ver a la Virgen para expresarle su agradecimiento por el milagro de la vida. El hombre lo contaba con una emoción que es algo hermoso, conmovedor. Todos los años dan testimonio de ello”.

Cómo se podrá visitar el Santuario en
tiempos de pandemia de coronavirus

Cómo se podrá visitar el Santuario entiempos de pandemia de coronavirus

El periodista salteño Sergio Terán, quien trabaja junto con la señora María Livia Galliano, quien promovió la devoción a esa imagen mariana, brindó a EL LIBERAL los lineamientos que se siguen hoy para visitar a la Virgen en estos tiempos regidos por la pandemia del coronavirus. Además, confirmó que no se ha previsto ninguna celebración especial para esta Semana Santa.

“En marzo del año pasado, a partir de la pandemia, por disposición oficial, se suspendió toda actividad en el cerro donde se encuentra emplazada la capillita con la Virgen del Cerro. Estaba cerrada la frontera y la gente de aquí, de Salta, no podía permanecer ni siquiera estar o ir a orar en la Virgen del Cerro”, evocó Terán a EL LIBERAL.

“Cuando aflojó el tema de la pandemia, se habilitaron guardias con los servidores que funcionan todos los días desde las 8 hasta las 18. Pero, se permite el acceso de la gente sólo a pie desde la playa de estacionamiento, que está aproximadamente en la mitad del cerro, hasta la cumbre que tiene que subir caminando. Eso es por disposición del COE”, añadió.

Terán consignó que esta autorización del COE Salta, “permitió, en los últimos meses del año pasado y los primeros meses de este año, que la gente que quiere visitar a la Virgen del Cerro llegue en auto hasta la playa de estacionamiento y a partir de ahí, con indicaciones de los servidores que están en los distintos puestos, cumpliendo con todas las disposiciones del COE Salta, hasta la cumbre y regresar”.

Terán enfatizó: “Generalmente, viene mucha gente enferma a visitar a la Virgen, con distintos niveles de impedimentos que imponía, históricamente, que esa gente fuera trasladada en micros y camionetas especiales hasta la cumbre. Ahora, eso está prohibido y no se puede llevar a ninguna persona en vehículo hasta la cumbre. Solamente pueden llegar hasta allí los que están en condiciones de subir y bajar verificando bien que pueda cumplir con el trecho de ascenso y descenso que no es corto. Eso es lo que está vigente hoy y suspendida otro tipo de actividad”.

Los peregrinos en general suben por distintas sendas a través del cerro. La senda que nace en el portón de acceso al Santuario “El Porterito”, si bien un poco más larga, es la que tiene menor pendiente y se demora aproximadamente 40 minutos en subir a pie.

En el Santuario de la Inmaculada Madre del Divino Corazón Eucarístico de Jesús, según se informó, por el momento ya no hay transporte para peregrinos, ni servicio médico ni ambulancias.

Lo que dijo el Papa sobre la Virgen del Cerro

En marzo de 2019, el diario salteño El Tribuno publicó una referencia a un libro del padre Alexandre Awi Mello, de los Padres de Schoenstatt , titulado “Ella es mi mamá: Encuentros del Papa Francisco con María”. En él hace mención a un diálogo en 2013 con el Papa acerca de la Virgen María y a las apariciones “y mensajes” de la Virgen en Salta, en San Nicolás y en Medjugorje.

El Papa le dijo: “Me incomoda cuando te vienen con los mensajes. Es decir, la Virgen no tiene una agencia de correo, ¿no? Pienso que teológicamente se puede explicar (los mensajes) como locuciones interiores. Pero eso es un abanico que va desde una mera inspiración, que es implícita, hasta una locución interior fuerte. Son locuciones interiores que tiene una persona especialmente dotada”.

Dice el texto que “el Papa reconoció que en Argentina, en San Nicolás de Arroyos, Dios ahí hace milagros” y que la vidente, Gladys Quiroga de Motta, es humilde y obediente (“el obispo le dijo: si tiene más mensajes, me los pasa a mí, no hable más” y esa mujer “no habló nunca más“). Agrega el texto del padre Mello que “en cambio, en Salta la vidente protagoniza, si te acercas te hace así” (gesto de imposición de manos) “y vos te caés de espaldas. Feo es que protagoniza y no deja de protagonizar. Y le dice al obispo que la Virgen se lo pide”. Sin embargo, “admite que en un mismo sitio pueden mezclarse milagros de Dios y falsas manifestaciones o declaraciones”.

Sobre Medjugorje, explicó que impidió un encuentro en Buenos Aires “porque uno de los videntes iba a hablar e iba a explicar un poco todo y a las cuatro y media la Virgen iba a aparecer. O sea, que él tenía la agenda de la Virgen. Les dije: no, mirá, yo no quiero aquí ese tipo de cosas. Pero hay que distinguir porque a pesar de eso en Medjugorje Dios hace milagros, ¿no?”

El Papa pide en estos temas distinguir las locuciones interiores e inspiraciones de la Virgen, con mensajes de “videntes” y con “apariciones programadas”. “Sí, hay gente que se convierte, pero hay también indiscreción, por lo menos falta de discernimiento“. Dice El Tribuno que “al final de la entrevista, el Papa resume su relación con la Virgen. “Ella es mi mamá. Y probablemente sea la única persona con la que me atrevo a llorar. Porque yo soy muy duro. No suelo llorar. Pero con la Virgen sí, lo he hecho. Ella lo sabe. Siento que con ella puedo llorar”.


Fuente: El Liberal

 

Comentario

^