Se cumplen 8 años del fallecimiento de Don Juan Balderrama


2 abril, 2021


El dueño de la emblemática peña Boliche Balderrama, Juan Balderrama, murió el 2 de abril del 2013, como consecuencia de una insuficiencias cardíaca. Tenía 76 años.

Balderrama, el dueño de la peña que supo inmortalizar Manuel J. Castilla con música del “Cuchi” Leguizamón, en la voz de Mercedes Sosa, padecía de problemas en sus piernas, lo que le impedía tener estabilidad; a lo que se le habían sumado complicaciones en los pulmones.

Hay en algunas ciudades -las menos, esas favorecidas por el “destino”, por darle un nombre a lo insondable- lugares que se vuelven templos. Y esto, sin intervención de legitimaciones sacrosantas. Se vuelven templos simplemente porque la gente elige creer que en ellos existe cierto misticismo. Con ese designio nació el Boliche Balderrama, en un sector bien popular de la ciudad de Salta: primero en San Martín e Ituzaingó, luego en la famosa esquina de San Martín y Esteco, donde se encuentra actualmente emplazado.
En la construcción del mito trabajó incansablemente Juan Balderrama, que hace 8 años se fue para siempre, detrás de sus eternos compinches en este sueño, sus hermanos Daría y Celestino. Con el fallecimiento de don Juan se extingue la generación que dio mayor impulso a este emprendimiento cultural y comercial. Pero no es muy arriesgado asegurar que Balderrama no se apagará jamás, porque ya es patrimonio de los salteños y postal de presentación de nuestra provincia ante el mundo. Eso logró don Juan después de dedicarle la vida a su querido boliche.
Balderrama era hijo de Antonio Balderrama y Remigia Zurita, quienes a mediados del siglo pasado instalaron una picantería que después pasó a ser no sólo de Juan sino también de sus hermanos Daría y Celestino.Con el tiempo, se convirtió en el “templo del folclore argentino”, por haber inspirado a artistas salteños y de todo el país, incluso a Manuel J. Castilla y Gustavo “Cuchi” Leguizamón, quienes escribieron la zamba “Balderrama”, que Mercedes Sosa hizo conocer en el mundo.

“A orillitas del canal, cuando llega la mañana, sale cantando la noche, desde lo de Balderrama…”, dice la zamba.

Actualmente, los turistas que visitan Salta consideran al Boliche Balderrama -que posee su apariencia intacta- un paso obligado, ya que se convirtió en un ícono cultural y turístico y allí se puede disfrutar de espectáculos folclóricos todas las noches.

Comentario

^