Por qué deberías empezar a compostar y cómo hacerlo en espacios pequeños


31 marzo, 2021


Las personas tiramos aproximadamente un kilo de basura por día.

Emilia Vaca tiene 38 años y hace 8 que genera su propio compost. En marzo de 2020, comenzó a vender composteras apilables y, desde ese momento, su emprendimiento se transformó en su proyecto de vida. En esta nota, cuenta la importancia de reutilizar nuestros desechos y comparte seis consejos para que podamos hacerlo en espacios reducidos.

¿Por qué deberíamos empezar a compostar?

“Es urgente compostar y, además, creo que debería ser obligatorio”, afirma Emilia. “Los basurales emiten gases que contaminan las napas y ya no tienen más espacio para la cantidad de residuos que generamos. Las personas tiramos aproximadamente un kilo de basura por día: más de la mitad es orgánico y podría usarse para abono natural”.

¿En qué consiste el proceso de compostaje?

Básicamente, implica mezclar residuos orgánicos húmedos con material seco. En vez de tirar la yerba en un tacho común, la colocás en un recipiente que tengas en la cocina. Lo mismo podés hacer con el té, las cáscaras de huevo y los restos de frutas y verduras. Los residuos secos serían, por ejemplo, café, paja, cartón, ramas y hojas.

Se puede realizar en distintos recipientes: tachos de pintura, cajones de fruta, composteras de plástico reciclado e incluso en la tierra misma. Al cabo de unos días, entra en un proceso biológico de oxidación y se transforma naturalmente en abono rico en nutrientes que sirve como fertilizante.

6 tips para compostar en balcones o lugares pequeños

  • Te compartimos algunos consejos para que tu compost sea todo un éxito:
  • Utilizá la misma cantidad de residuos secos y húmedos. De esa manera, evitás que se formen malos olores y generás circulación de aire.
  • Usá cartón seco para fomentar la aparición de lombrices que aceleren el proceso de descomposición. También podes hacerlo a base de hongos y bacterias, pero es mucho más lento.
  • Colocá una canilla en cada compostera que permita extraer el líquido lixiviado que se forma en los contenedores. Este lixiviado, mezclado con agua, es un fertilizante natural para las plantas.
  • Tené siempre un recipiente con tapa en la cocina para que sea más fácil y cómodo tirar los residuos orgánicos. Una vez lleno, lo vaciás en la compostera.
  • Cada dos o tres días, chequeá el estado de tu compost: si está demasiado seco, agregale más agua; si está muy húmedo, incorporá más material seco.
  • Remové la mezcla una vez por semana.

Fuente: SomosJujuy

Comentario

^