Por el coronavirus restringen visitas en hogares de abuelos salteños


16 marzo, 2020


Se emitió una serie recomendaciones a los centros de jubilados y clubes de abuelos para que suspendan reuniones y actividades hasta nuevo aviso.

La Dirección General de Adultos Mayores, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia informó las medidas que adoptarán para la prevención del contagio de coronavirus COVID-19 en los hogares que su dependencia.

También se resolvió postergar el inicio de clases en la Universidad de la Tercera Edad (Unate). En principio se programó para el próximo 13 de abril.

En el caso de los hogares dependientes de la Provincia, cuatro en total, se elaboró un protocolo provisorio. El director de Adultos Mayores, Jorge Nicolás O’Brien sugirió que sea aplicado también por hogares dependientes de los municipios y privados. Tal protocolo restringe las visitas en los hogares de ancianos y da instrucciones determinadas para quienes trabajan en ellos.

Mientras tanto, el protocolo definitivo de actuación para residencias públicas y privadas será definido el martes 17 tras una convocatoria hecha a todos los jefes de residencias y encargados de establecimientos públicos y privados a un taller que se dictará junto al Carlos Engel, especialista en geriatra del Ministerio de Salud Pública.

Es de destacar que voluntarios de Adultos Mayores están confeccionando barbijos para que sean utilizados por parte del personal que se encuentra a cargo del cuidado y la atención de los residentes y para el uso de gente ajena al establecimiento como proveedores y visitas familiares.

Recomendaciones

Por otra parte, la Dirección emitió una serie recomendaciones a los centros de jubilados y clubes de abuelos para que suspendan reuniones y actividades hasta nuevo aviso y elaboró un guía de recomendaciones para personas auto válidas y dependientes.

Una importante advertencia en la que el director O’Brien hizo hincapié fue en extremar los recaudos de seguridad ante personas inescrupulosas que se hacen pasar por agentes sanitarios o de salud. “Lo que pretenden es sorprender a las personas mayores de buena fe y posteriormente defraudarlos. Recomendamos que eviten abrir la puerta de su casa a cualquier persona que le resulte desconocida o llamen al 911 ante cualquier duda”, expresó.

Comentario

^