Parroquias piden que la celebración de misas sean declaradas “esenciales”


5 octubre, 2020


Comunidades de los Decanatos Centro “Virgen del Milagro” y Decanato Norte “Señor del Milagro” emitieron un comunicado ayer para que las misas con participación de fieles puedan volver a celebrarse.

Señalan que la “celebración del culto, es una necesidad esencial”. Hasta el momento, el Arzobispado no se refirió sobre el tema.

Los sacerdotes proponen que las misas se lleven a cabo al aire libre y con los protocolos vigentes.

Por su parte, y a través de su cuenta de Facebook, monseñor Dante Bernacki señaló que: “Un domingo más con los templos cerrados. Con una fase uno que no fue, pues el movimiento en las calles fue incesante. No es cuestión de culpar a la gente, que debiera cuidarse más, es cierto, pero a casi siete meses de esta serie de medidas, muchas arbitrarias, el cansancio vence a todos.

Creo que además de cuidarse (estamos en momentos de emergencia sanitaria), hay que vivir”.

A su vez, el comunicado de los Decanatos indica que la emergencia demanda del cuidado de la salud corporal, como así también de la vida psíquica, de las relaciones humanas y de la vida espiritual.

“Para cada caso se han puesto en marcha iniciativas suplementarias aprovechando las maravillas de la tecnología. Pero todas ellas muestran también su límite. Así como necesitamos la inmediatez del encuentro humano, también necesitamos la posibilidad de celebrar nuestro culto a Dios y poder hacerlo en comunidad. Tanto las restricciones a la vida social en sus distintos campos, como las de la vida religiosa muestran que es sano avanzar en reconocerles tiempos y espacios para su imprescindible y adecuado desarrollo”, agrega el comunicado.

El planteo remarca que la celebración de culto es una necesidad esencial de la persona humana y un derecho convencional y constitucional, que no puede ser limitado a los extremos y de manera prolongada.

“Es preciso tener en cuenta que la religiosidad característica de nuestro pueblo es una riqueza que contribuye a la salud integral de nuestra existencia y anima también el cuidado y los servicios al prójimo. En cuanto a lo que venimos viviendo en las Comunidades de la Iglesia Católica en Salta, es oportuno subrayar lo bien que se han establecido y ejecutado los protocolos realizados, incluso con asistencia, informes y propuestas profesionales y científicas de profesionales del área de Higiene y Seguridad, Ingenierías, trabajadores sociales, psicología y salud”, dijeron los sacerdotes.

Añadieron que los protocolos serán ejecutados por las Comunidades y los laicos que colaboran con ellos, donde se cuidará que no hayan aglomeraciones de fieles.

En tanto, Bernacki apuntó a las restricciones que impone la pandemia: “¿Se puede vivir sin trabajo? ¿Se puede vivir sin una educación más o menos normal? ¿Se puede vivir con la incertidumbre que planta el desempleo? ¿Se puede vivir en un aislamiento permanente sin buscar recursos para subsistir? ¿Se puede vivir con grietas políticas en medio de una pandemia?”, se preguntó.

Indicó que: “La vida no es solo cuidarnos en medio de una pandemia, comprensible y aceptable, es mucho más, es sostener una familia, es cuidar la salud en todos los aspectos, es tener esperanza en un futuro mejor, que se va construyendo en el presente”.

Luego, apuntó con las actividades que se decretaron como esenciales  y que pueden continuar ejerciéndose. “¿Qué criterio prevalece al momento de hacer un listado que en el fondo termina siendo una real discriminación de derechos constitucionales auténticos?”.

Reforzó lo que manifiesta el documento de las Comunidades que conforman los decanatos diciendo que: “Detallo nuevamente lo que preocupa en el ámbito religioso, que con los debidos protocolos se podría replantear, pues tiene que ver con la dimensión espiritual, que sostiene las otras dimensiones”.


FUENTE: NUEVO DIARIO SALTA

Comentario

^