¡Para aplaudir! / Docentes dan clases en verano a niños internados


30 enero, 2019


También visitan en sus casas a adolescentes que tienen enfermedades.

Este verano continúan los servicios educativos para estudiantes que padecen enfermedades y están en hospitales o domicilios de la ciudad, informó el Ministerio de Educación de la Provincia.

La modalidad hospitalaria y domiciliaria brinda acompañamiento pedagógico en los hospitales Materno Infantil, San Bernardo, Papa Francisco y Oñativia de la capital, con un promedio de 25 estudiantes hospitalizados por semana. Además, se dan clases en diez domicilios por semana, esto destinado a pacientes de entre 13 a 18 años.

La educación hospitalaria y domiciliaria secundaria nuclea sus acciones en el Instituto de Educación Especial N§ 7215. Consta de 19 docentes, que en el caso de los hospitales hacen un relevamiento a cada estudiante para saber la edad, a qué colegio pertenece, el diagnostico, el tiempo estimado que va a estar internado y si adeuda materias. También se hacen las observaciones correspondientes, por ejemplo, qué parte física del paciente se encuentra afectada para planificar las clases.

Algunos alumnos son acompañados pocos días, como en casos de operaciones de apéndice o vesícula y otras enfermedades breves. Cuando hay problemas traumatológicos: fracturas, quebraduras; tratamientos de diálisis o enfermedades oncológicas, el acompañamiento es más largo.

Ser maestro hospitalario es una forma de vida, porque transforma la vida de cada uno de los docentes, los chicos internados y los padres. La tarea pedagógica se realiza siempre en equipo, articulando con la familia, la institución de origen, la modalidad y los profesionales médicos.

Los docentes saben que la enfermedad no se toma vacaciones, por eso continúan trabajando durante los recesos de verano e invierno.

Se acompaña desde lo lúdico con la realización de actividades educativas que logren que los pacientes puedan aprender los contenidos con creatividad y el uso de tecnologías. Talleres origami, dominó matemático, obras teatrales y uso de recursos de internet son algunas de las estrategias.

Por otro lado, y en caso de pacientes internados pertenecientes a comunidades originarias, una docente de la comunidad wichi enseña narración de cuentos en ese idioma.

La modalidad hospitalaria y domiciliaria contó en 2016 con 550 chicos; en 2017 con más de 1.000 y en 2018 con 1.300 alumnos.

Otra forma de brindar los contenidos es mediante una plataforma virtual, en el caso de personas que están en tratamiento en otra provincia u otra localidad.

La modalidad también transmite contenidos transversales de educación vial, educación sexual integral, educación ambiental y otros proyectos específicos, al igual que la enseñanza en cada nivel educativo.

Los pacientes presentan certificación médica para más de 20 días y deben estar inscriptos en un colegio secundario o escuela técnica de gestión pública o privada para hacer la derivación. También se pueden dirigir a la sede del Ministerio de Educación, San Luis 52.

 

Fuente: El Tribuno de Salta

Comentario

^