Operaron exitosamente a Bautista, el niño salteño con huesos de cristal


13 marzo, 2021


El pequeño de 10 años se recupera de una cirugía de más de cuatro horas, en la cual se intervino una de las dos piernas que se quebró la pasada Navidad.

Un mes atrás, el pequeño Bautista Álvarez fue noticia nacional al pedir ayuda al Presidente Alberto Fernández para poder recibir una cirugía urgente: es que el pequeño de apenas diez años tiene huesos de cristal, y en la Navidad pasada se quebró ambas piernas. Finalmente, el jueves 11 de marzo fue sometido a una cirugía de más de cuatro horas en una de sus piernas, y se recupera favorablemente.

La lucha de Bautista y su madre María Crisol es muy conocida en los medios salteños, puesto que se pasaron 70 días intentando conseguir los clavos específicos que el pequeño necesitaba para sus piernas rotas. Tras recorrer las oficinas de la obra social y del Ministerio de Salud, pudieron conseguirlos gracias a la acción de Juan José Esteban, el ministro de Salud de Salta.

Bautista tiene diez años y la pasada Navidad se quebró ambas piernas.

El pequeño fue intervenido en el Hospital Público Materno Infantil por el traumatólogo Nicolás Saravia. Solo una de sus piernas fue operada, y avanzarán en la otra luego de que su recuperación. Aunque tiene gran parte de su cuerpo enyesado, por al momento el pronóstico es optimista.

Como cuenta María en diálogo con El Tribuno, Bautista lloró toda la noche después de la operación, pero al día siguiente se sintió mucho mejor gracias a la medicación que recibe. Su madre lo describió como un guerrero, por aguantar tanto dolor.

Sabiendo la demora que tuvo esta primera operación, ya empezaron las gestiones para intervenir la otra pierna de Bautista. María agradeció con entusiasmo a todos los medios de prensa que visibilizan la situación de su hijo, así como también a quienes donan toallas, pañales y ropa; y a los trabajadores del Concejo Deliberante que están colaborando con una habitación para Bautista. Por el momento, el niño seguirá con clases virtuales; y gracias a una abogada local que le regaló una notebook, el pequeño puede aprender música, inglés y pasar el tiempo de espera en su cuna.

 

Comentario

^