Niña con síndrome de Down ganó una medalla de oro


28 octubre, 2019


La multifacética Delfina Cornejo Viñas tiene 8 años y emocionó al público y al jurado por su desempeño en jazz. 

Cuando el público observó su desempeño y sus perfectos movimientos, acompañados por una bella sonrisa, todos se emocionaron hasta las lágrimas, en un momento inolvidable. Una pequeña y multifacética metanense que tiene síndrome de Down se destacó en un certamen internacional de danzas que se realizó, a principios de este mes en Carlos Paz, Córdoba.

Se trata de Delfina Cornejo Viñas, quien nació prematura y por ello recibió estimulación temprana desde los 3 meses de vida y tratamientos fonoaudiológico y kinesiológico. Actualmente tiene 8 años. Cuando había cumplido su primer añito concurrió a un maternal donde interactuó con otros niños, hizo prejardín y jardín en un colegio privado, tomó clases de natación y concurrió desde los 3 a los 5 años a gimnasia artística, donde obtuvo premios destacados en competencias. También asistió a un taller de canto donde participó en eventos públicos.

Actualmente está cursando el tercer grado en el colegio Monseñor Tavella de Metán, contando con el acompañamiento de una psicopedagoga privada y de una maestra especial de la escuela de educación especial Evita. Pero, además, concurre a un instituto privado de inglés y practica patín artístico.

Su amor por la danza

Cabe resaltar que desde los cinco años Delfina comenzó a tomar clases en la destacada escuela de danzas de Cecilia Ramírez, con quien recientemente asistió a un concurso internacional denominado “Danzamérica” que se llevó a cabo en la ciudad de Carlos Paz, donde obtuvo una medalla de oro en su participación como solista en la modalidad jazz. En el certamen estuvieron presentes bailarinas de Brasil, México y Perú, entre otros países, y de distintas provincias argentinas.

Durante su presentación fue evaluada por un jurado de gran prestigio, entre los que se encontraban el director del Teatro Colón y coreógrafos y profesores reconocidos internacionalmente. “La participación de Delfi nos emocionó a todos los espectadores, incluso a los que no la conocían. Terminamos todos llorando por lo bien que realizó su coreografía y por la forma en que pudo transmitir su alegría y sentimiento al bailar. Ella al finalizar su presentación saludó y se emocionó mucho, luego me abrazó como un koala y lloró”, dijo la madre de Delfina, la abogada metanense Marcela Viñas Toledo.

“Fue una experiencia muy fuerte para mi hija, por tanta gente que la estaba mirando y la imponencia del lugar donde bailó, el teatro Luxor. Estoy muy orgullosa de mi pequeña, por cómo se esfuerza por superarse día a día y por lo perseverante que es cuando se propone algo”, destacó.

Estimulación temprana

La madre de la pequeña hizo hincapié en la importancia que tiene realizar estimulación temprana en niños que nacieron con alguna problemática. “No es tiempo perdido, esto hace la diferencia de vida en una persona con alguna discapacidad”, remarcó Viñas.

“Estoy muy agradecida de todos y cada uno de los profesionales de Metán que en sus distintos saberes trataron a Delfi. Cada uno de ellos hizo su aporte para que ella esté tan bien. Es una niña que tiene muchos amigos, se maneja de una manera totalmente autónoma en tareas cotidianas como ser bañarse, comer, vestirse, etc. Es bueno que se conozcan estos logros para que otras familias que están viviendo una situación similar sepan que se puede, que sus hijos pueden ser y hacer todo lo que ellos quieran”, indicó la abogada

“Personalmente creo que es necesario que los docentes pierdan el miedo a la inclusión y que sepan que todo el grupo puede salir beneficiado teniendo un niño incluido. Los alumnos aprenden de respeto y tolerancia a la diversidad en primera persona, viviéndolo al compartir con un compañerito que al que quizás le cuesta todo un poco más, pero en sus tiempos, también puede aprender todo”, señaló Viñas Toledo.

“Todavía hay mucho por hacer en materia de inclusión pero como padres pienso que la responsabilidad que tenemos para facilitar esto es que nuestros hijos se porten adecuadamente en la escuela y esa educación viene de la casa, no es algo que podamos pedirles a la institución educativa. Mi norte con mi hija está en procurar que tenga la mayor independencia posible, que estudie y se capacite y el día de mañana que tenga un trabajo digno”, concluyó, la madre de Delfina, muy emocionada.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^