Muchas familias y amigos pasaron el 25 al aire libre


26 diciembre, 2019


 La avenida Banchik, los ríos Arias y Vaqueros fueron los destinos para relax.

Reunidos en familia o con amigos, la Nochebuena en Salta mantuvo una temperatura promedio de 25ºC desde las 3 hasta las 6 que comenzó a subir, hasta ubicarse en los 30º cerca de media mañana. Con el ánimo festivo en alto, un gran número de salteños buscó espacios al aire libre para pasar la Navidad. En una recorrida por algunos de los lugares preferidos, la avenida Banchik desde la rotonda de Los Peregrinos hasta la del aeropuerto, donde en ambas manos se vio familias y grupos de amigos escuchando música, tomando unos mates y compartiendo lo que quedó de la mesa familiar.

Alicia junto a su hija y su perro Timoteo se ubicaron cerca de las 17 en la rotonda del aeropuerto. Viven en San Luis y para pasar la tarde buscaron un lugar al aire libre donde descansar, relajarse y prepararse para volver a la jornada laboral, luego del feriado a mitad de semana.

Casi sobre la ciclovía de la Banchik, Iván, junto a sus amigos de barrio Democracia, Sanidad, Solidaridad y Villa Palacios, también buscaron donde pasar la tarde bajo la sombra de los árboles. En este caso los amigos junto a sus hijos decidieron solo traer la compañía del mate luego de la mesa suculenta de Nochebuena. Consultado sobre por qué eligieron este destino, Iván expresó que prefirieron la avenida al río, porque este último se llena de gente y en su mayoría están consumiendo alcohol. “No es para estar con la familia y los chicos”, expresó este vecino.

En el lecho del río Arias, bajo la Circunvalación Oeste, las familias llevaron las reposeras y flotadores para pasar la tarde en el agua. Lejos del ruido de la ciudad y los vendedores, este espacio poco concurrido fue el elegido de varias familias, que llegaron incluso con los abuelos, que no demoraron en armar el mate.

Vaqueros, el más elegido

Pese a que una fuerte lluvia se hizo sentir pasado el mediodía, el río Vaqueros siguió liderando la lista de los elegidos para disfrutar de la tarde del 25.

Juan, de barrio El Círculo VI, llegó junto a sus cinco hijos, 10 nietos y “dos hijos no deseados” (los yernos) a pasar el mediodía en el río. Cargados de sandwiches, pollo y algunas gaseosas, la familia pasó la tarde jugando en el agua y cerca de las 18 decidieron comprar tortilla a la parrilla y buñuelos para tomar la merienda y volver a casa. “Yo tengo que volver para descansar, porque hay que trabajar”, expresó Juan, mientras ayudaba a su esposa con el guardado de los recipientes herméticos que habían servido de viandas.

Desde la zona del Delmi, Sergio, su esposa y sus cuatro hijas se acercaron al río Vaqueros cerca de las 17 para tomar unos mates y disfrutar de la tarde. “No vinimos antes porque parecía que iba a llover toda la tarde, pero se despejó”, detalló el hombre.

Pasadas las 18, mientras algunas familias seguían bajando al río y otras salían para disfrutar de los juegos del paseo sobre la Costanera, los puestos de tortilla a la parrilla y buñuelos no dejaron de vender.

“El 25 la gente viene igual, aunque la mayoría trae algo de la casa, compran todo. Además, nosotros trajimos pan de Navidad también”, ofreció Ramiro, quien tiene su puesto sobre el ingreso a la Costanera.

El emprendedor destacó la obra, a la vez que recalcó la necesidad de tener más controles, porque algunas personas alcoholizadas salieron a caminar sobre la ruta, poniendo en riesgo su vida y el final de una jornada tranquila.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^