Luchan por el sustento familiar y se atreven a soñar: 4 mamás y una abuela cerrillana, al frente de un emprendimiento textil


29 octubre, 2019


Ahora diseñaron, además, pañales ecológicos para niños, adultos y personas con discapacidad.

Un salón acondicionado en una vivienda familiar, equipado con máquinas industriales de costura, es el ámbito en el que cinco mujeres emprendoras de Cerrillos se dedican a lo mejor que saben hacer: diseñar, coser, imprimir y bordar. Se trata de un taller con el que desde hace siete años le pelean a la vida y colaboran con la economía familiar.  Ellas son, doña Esperanza Gonza, Daniela Ramírez, Valeria Vázquez, Patricia Alancay y Thelma Gonza, vecinas del barrio San José.
“Nuestro taller se llama Indumentaria Mateo y hacemos de todo tipo de prendas de vestir. Primero comenzamos en el comedor de la casa de mi mamá, con una máquina de coser Singer, de las de antes. Después compramos una Overlock industrial”, recordaron.

Fue así que comenzaron a fabricar camisas de trabajo, uniformes para empresas y colegios, camperas para las promociones de egresados, delantales escolares, de médicos, ambos, chombas, indumentaria para las fuerzas de seguridad, entre otros productos.
“Con los primeros pagos que recibimos, separábamos para pagar la luz y el resto nos dividíamos en partes iguales. Fuimos ahorrando para comprar más máquinas. Hoy contamos con una dos Overlock de 3 y 5 hilos y dos máquinas rectas. De esta manera proveemos a cuatro empresas que se encargan de vender lo que hacemos”, contaron.

Nuevos sueños, nuevos objetivos

Ahora, las “chicas” sueñan con tener un local de venta directa al público. Es más, lejos de conformarse apuestan a la creatividad y diseñaron un pañal ecológico, que puede usarse una y otra vez. “Cómo mamás que somos, conocemos de las necesidades económicas y prácticas a la hora de criar un chico y enfrentar los gastos que eso conlleva. Fabricamos entonces pañales ecológico de tela impermeable y con una cobertura interna con material de textura suave que contiene una especie de bolsillo, en el que se colocan toallitas de algodón. De esta manera se retira solo la toallita, se lava el pañal que es de secado rápido y se reutiliza”, relataron las emprendedoras.
Aclararon que ya se encuentran fabricándolos, pero para hacerlo a mayor escala necesitan de una máquina collaretera industrial, que permite hacer el elastizado con mayor definición.

Un dato importante, este tipo de pañales tiene versiones para adultos y para personas con discapacidad, los que se confeccionan a pedido. El taller se encuentra ubicado a pocos metros del cementerio de Cerrillos, sobre calle Hipólito Yrigoyen (0387-546-4773). Allí se cosen todo tipo de prendas, pero también se tejen muchos sueños.

Fuente: El Tribuno Salta

Comentario

^