Los Incas representarán a Salta en los corsos nacionales en Buenos Aires


7 marzo, 2019


El próximo 9 de marzo participarán de los corsos tradicionales en el partido de Vicente Lopez.

El galpón mide 30 por 10 metros y en él, además de hacer arreglos de chapa y pintura, se destina un sector para la construcción de gorros y ornamentos para los corsos. Es el espacio que ocupa la comparsa Los Incas, con 39 años de presencia en los corsos salteños. Esta historia en la vida carnestolenda de Salta pasó los límites de la provincia y los lleva el próximo 9 de marzo a participar de los corsos tradicionales en el partido de Viente Lopez en Buenos Aires.

Héctor Colque es quien en la actualidad lleva el “gorro mayor” de la agrupación. Por decirlo de alguna manera, desde hace 19 años está a cargo de impulsar a Los Incas.

En un encuentro con El Tribuno, destacó que hace 39 años que es parte de la comparsa. “La primera vez fue en el 1981 y hace 19 años que estoy como encargado. Es un honor seguir adelante con esta cultura y tradición que tienen las comparsas en el corso salteño”, expresó el jefe mayor.

Los comienzos de Los Incas fueron en 1980, por iniciativa de un grupo de vecinos de Villa Chartas. En aquella época los integrantes fueron Ricardo Gutiérrez, Fernando Gutiérrez, “El gordo” Falú, los hermanos Colque y Héctor Concha. Muchos de ellos eran integrantes de otras agrupaciones, hasta que resolvieron representar al barrio. “Ramón “El Gato’ Martínez también estaba en esa época, y ahora ya nos dejó pero lo recordamos siempre”, agregó Colque.

En los primeros años de la comparsa los ensayos eran en Corrientes y Moldes y en la casa de “tío Richard” Gutiérrez se armaban los gorros.

En 1981, la comparsa salió a competir en segunda categoría en los corsos de la avenida Belgrano. Compitieron durante tres años y luego lograron pasar a primera categoría. Los Incas no faltaron nunca a los corsos que por aquellas épocas se realizaban en esa amplia avenida. Cuando la fiesta se trasladó a la calle Ibazeta, las presentaciones se hicieron esporádicas y dejaron de estar cuando todo el carnaval se organizó en la avenida cercana al Centro de Convenciones.

En la actualidad, la comparsa cuentan con entre 280 y 300 integrantes, de los cuales solo 150 participarán de la presentación en Buenos Aires. Para hacer este viaje, contrataron dos colectivos y un camión semi para llevar los trajes.

Los costos

“Mucha gente dejó de participar, porque esta fiesta -los corsos- son para las familias y los costos se encarecen. Cuesta mucho cuando una familia tiene 4 participantes”, explicó el cacique. El kilo de plumas antes de que empiece el carnaval estaba entre 3.500 y 4.500 pesos, que es la cantidad que lleva un gorro de cajero. Pero en la época de desarrollo de los corsos, el precio se duplica, y para un gorro grande se utilizan 4 kilos de pluma, se estima un costo de 24 mil pesos, sin contar telas y armado de las estructura.

El líder de la comparsa explicó que terminan las fiestas, viene el carnaval y a las familias les cuesta mucho el armado del traje, las plumas y todo lo demás. La comparsa tiene integrantes de todas las edades, desde bebés hasta abuelos. Esto no tiene límite de edad ni de sexo, porque las mujeres también participan saliendo de cajeras o tumbadoras.

En estos últimos años el objetivo de las comparsa fue revalorizar la cultura, representando las distintas etnías aborígenes como los Toba, Wichi, Chané, Calchaquí y Santamariana. Buscaron que cada cultura esté representada. El año pasado la presentación fue de la Pacha Mama y este año se hace un homenaje a quien fuera cacique de la comparsa, Ramón “El Gato” Martínez. “Este año los honores son para los comparseros, los que partieron y entregaron toda su pasión. Esto va a todos los comparseros que dejaron su vida en el carnaval y su conocimiento”, agregó .

La preparación

Si bien el carnaval comienza después de las fiestas, el trabajo para esto empieza en mayo, con la presentación de los diferentes diseños y alegorías que se proponen.

José Chocobar y Ariel Olivera son los encargados del gorro mayor, se reúnen con las cajeras para ver las variedades y diseños. Una vez decidido esto, los materiales se buscan a pulmón y cada año cuesta más, aunque todos aporten su granito de arena.

Para poder ir comprando los materiales se vendes empanadas, rifas, bonos y se pide una mano a quienes siempre se acercan.

Juan Balderrama fue uno de los padrinos de la comparsa, y en la actualidad su familia los sigue apoyando, como en otras épocas lo hizo la madrina, Mónica Petroccelli. Con esto se compra las telas, pinturas, alambres y yesos. Los chicos comienzan haciendo los moldes y de a poco se va armando todo.

La Avenida del Carnaval

Los Incas habían dejado de participar hace tres años de los corsos, pero este año resolvieron ser parte de la fiesta en la Avenida del Carnaval. Sin embargo, Héctor Colque advierte que todavía falta organizarse mejor con esta fiesta en la zona del Centro de Convenciones.

Una de las razones por las que muchas comparsas no están saliendo es el mal tiempo. “Además, existen jornadas en las que no se respeta el horario”, agregó.

Reclamos y ausencias

Héctor Colque destacó que la gente que participa de las comparsas pone su tiempo y su dinero y el no poder salir es doloroso. “Espero que con el tiempo se organicen mejor y creo que deben mejorar teniendo en cuenta que Salta tiene uno de los carnavales más antiguos del país”, agregó el líder de Los Incas, quien detalló que el corso comienza a las 22.30 y termina cerca de las 4 de la mañana.
Luego de su ausencia en los corsos por muchos años, Colque explicó que la agrupación dejó de presentarse porque no estaban dadas las condiciones para estar en la Avenida del Carnaval. “Ahora vimos que está algo mejor. El corso salteño debería ser el corso del país, porque las comparsas tradicionales se ven solo aquí”, afirmó. Recordó que a quienes les interese ser parte de la agrupación deben acercarse a Tucumán y Ayacucho.

Fuente: El Tribuno Salta

Comentario

^