Los detalles revelados por la arqueóloga argentina que descubrió a las momias del Llullaillaco


1 noviembre, 2021


Los Niños Llullaillaco son objeto de estudio en el mundo por el estado de conservación en el que fueron encontrados. 

La primera vez que los padres de María Constanza Ceruti la llevaron a un museo, el de La Plata, la niña de entonces seis años se asustó y no quiso entrar a la sala donde se exhiben momias de la época tardía del antiguo Egipto. Finalmente se animó.

Nadie podría haber anticipado que, con el correr del tiempo, sería una de las dos líderes de la expedición que, buscando estudiar el sitio arqueológico más alto del planeta, en 1999 halló cerca de la cima de un volcán en Salta los cuerpos de tres niños sacrificados por los Incas hace unos 500 años, los famosos Niños del Llullaillaco, las momias mejor preservadas de la historia. Tampoco podía anticipar en aquel entonces que observaría en persona cientos de momias en todos los rincones del planeta, desde Perú, Egipto y los fiordos de Groenlandia hasta los Alpes austríacos y Tailandia. O que los medios la llegarían a comparar con el personaje de Indiana Jones.

“Las momias siempre resultan muy movilizadoras, tanto por lo que son intrínsecamente, como por lo que connotan a nivel simbólico”, dijo Ceruti a Infobae. Graduada como antropóloga en la UBA con medalla de oro, doctorada en la Universidad Nacional de Cuyo, profesora de la Universidad Católica de Salta (UCASAL), miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires e investigadora del CONICET, Ceruti es también una experimentada montañista que conquistó más de un centenar de cumbres en todo el planeta y fue la primera mujer en recibir el premio Cóndor de Oro del Ejército argentino por su aptitud especial en las alturas.

Comentario

^