¡Llegó el día! / San Cayetano recorrerá las calles de Salta


10 agosto, 2019


La celebraciones se concentrarán en Salta en el Templete San Cayetano, ubicado en en Dr. Luis Güemes 744.

El Lema de este año es: “JUNTO A SAN CAYETANO ACUNEMOS SUEÑOS DE ESPERANZA”.

HOY SABADO 10 AGOSTO FIESTA PATRONAL (SANTA MISA 8-10 y 11.30)

PROCESIÓN 16 HS. Solemne procesión y misa con la imagen del santo precedida por Mons. Mario A. Cargnello, por Av. Perón, Entre Rios, Siria, Leguizamón, Cnel. Suarez, Anfiteatro E. Falú y predio plaza España.

¿Por qué se le pide pan y trabajo a San Cayetano?
Cientos de miles de fieles alrededor del mundo elevan sus oraciones cada 7 de agosto para pedir a San Cayetano que derrame sus gracias. Pero, ¿quién fue San Cayetano y por qué se le pide pan y trabajo?.

Cayetano de Thiene nació el 9 de octubre de 1480 en Vicenza, un pueblo ubicado al norte de Italia, y falleció el 7 de agosto de 1547 en la ciudad de Nápoles. Es la fecha de su muerte en la que se lo recuerda y ese día millones de fieles lo del mundo peregrinan para pedirle por pan y trabajo.

San Cayetano pertenecía a una familia muy adinerada, sin embargo a lo largo de su vida se desprendió de todos sus bienes y los repartió entre los pobres, trabajando para que otros pudieran comer. Cuenta la crónica de su vida que, siendo sacerdote, estaba un día en oración cuando tuvo una visión en la cual se le aparecía la Virgen, que le ponía al Niño Jesús en sus brazos. Por eso, se lo representa llevando al Niño.

Su primer milagro tuvo lugar en Venecia, cuando visitaba un hospital. Según cuentan, llegó a la cama de una joven a la que estaban por amputarle una pierna debido a una gangrena: él le besó la pierna, le hizo la señal de la cruz y la chica comenzó a mejorar hasta evitar la amputación.

Cayetano fue beatificado en 1629 por el papa Urbano VIII y canonizado en 1671 por el papa Clemente X. Es desde entonces que la Iglesia Católica lo reconoce como San Cayetano, santo de la Providencia, patrono del pan y del trabajo.

Cuentan que a fines del 1800 un campesino le pidió que intercediera por la falta de agua y, a modo de agradecimiento, le dejó una espiga de trigo a los pies de su imagen. Tres días después, llovió tanto que la ciudad se inundó.

Ya en la década de 1930, luego del crack económico, comenzó a extenderse el culto a este santo, que vivió en la austeridad y ayudó a los más necesitados. En la actualidad se realizan misas, procesiones y se hacen entregas de flores y espigas de trigo en su honor.

Comentario

^