Las bodegas calchaquíes levantan las copas en el Día del Vino Argentino


24 noviembre, 2018


Hoy, desde las 19, habrá actividades en el Museo de la Vid y el Vino de Cafayate.

#ElVinoNosUne es el hashtag de hoy, que invita a dejar las carnes festejando a Baco por el “Día del Vino Argentino – Bebida Nacional”.

En este marco se llevarán a cabo distintas actividades en los principales municipios con producción vitivinícola de nuestro país, entre los que cobran cada vez más preponderancia los salteños.

Argentina es el primer país vitivinícola del mundo que declaró al vino como su bebida nacional.

El Congreso, por unanimidad, sancionó la ley Nº 26.870 que ratifica el decreto presidencial 1800 (firmado en 2010) y que declara al vino bebida nacional argentina y establece el 24 de noviembre como su día.

En esta línea, como parte del plan de promoción y difusión, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), junto a pequeños productores de la región, llevarán a cabo diferentes actividades para festejar el vino en la provincia de Salta. Hoy, desde las 19, se llevarán a cabo distintas actividades en la Feria Vitivinícola que tendrá lugar en el Museo de la Vid y el Vino de Cafayate.

Las celebraciones por el Día del Vino Argentino unirán a todo el país en un gran brindis. Desde Jujuy a Ushuaia, productores, bodegas, vinotecas, consumidores, personalidades de la cultura, el arte, el periodismo y todos los amantes del vino levantarán sus copas para brindar por la bebida nacional.

A lo largo y ancho del país

De Jujuy a la Patagonia, la vitivinicultura argentina extiende sus más de 219 mil hectáreas cultivadas y da origen a una actividad industrial crecientemente sustentable y dinamizadora de todas las economías regionales del oeste del país. La vitivinicultura es además protagonista de una cultura definida por la moderación, la unión, el esfuerzo y el respeto por el medio ambiente. Se trata de más de 800 bodegas y más de 17.000 productores primarios que, por décadas, han sostenido la genuinidad y calidad del vino argentino en el mercado local y en las plazas externas: méritos suficientes para que el vino sea reconocido como bebida nacional, producto que expresa una identidad y se entrelaza en la cultura de los argentinos.

El vino es producto de una economía regional, que tiene una etapa agrícola de producción de uva, un proceso industrial y el posterior envasado para llegar a los diferentes mercados.

Una historia de 500 años

La vitivinicultura argentina tiene más de cinco siglos de historia; el vino es un producto alimenticio de alto valor agregado y de consumo masivo, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales, culturales y económicos del país; además, sólidas investigaciones realizadas en la Argentina y de referencia internacional reconocidas por la comunidad científica mundial demuestran que la capacidad antioxidante de los vinos se ve potenciada en los productos argentinos, lo que los ubica en las listas de los considerados alimentos saludables del mundo.

En definitiva, el vino, fruto de la viña y del trabajo del hombre, no es solo un bien de consumo, sino fundamentalmente un valor de la civilización y un elemento básico de la identidad argentina.

Vinos salteños

La personalidad de los vinos salteños tiene directa relación con el suelo típico de los Valles Calchaquíes, que es la región que concentra casi el 80% de las bodegas de esa región: son suelos arenosos y están regados con agua de los ríos Calchaquí y Santa María, que provienen del deshielo de la precordillera. Otro factor importante es la altura: los viñedos de esta región se ubican entre 1.750 metros sobre el nivel del mar en Cafayate; hasta los 3.015 m.s.n.m. en Molinos, Cachi y Payogasta. La altura, en términos de vitivinicultura, se traduce en mayor intensidad luminosa para las viñas como así también mayor amplitud térmica durante ente el día y la noche, aspectos que favorecen a una maduración adecuada, que aporta calidad al vino.

Comentario

^