La Quebrada de Escoipe, un paraíso natural de Salta


6 julio, 2018


Vegetación exuberante entre los que se destacan nogales y laureles y tierras rojizas.

La Quebrada de Escoipe es una zona de vegetación casi selvática, tapizada de helechos, es un valle agrícola con cerros multicolores, vegetación exuberante entre los que se destacan nogales y laureles y tierras rojizas.

Se encuentra a 57 km. De la ciudad de Salta, en el camino que une los valles de Lerma y Calchaquí, costeando el río Escoipe. Se extiende desde Chicoana hasta el pie de la Cuesta del Obispo.

En la Quebrada de Escoipe se pueden observar afloramientos de rocas cristalinas y superposiciones de los bloques precámbricos, también se pueden ver sedimentos marinos del paleozoico.

Quebrada de Escoipe, Salta

La Quebrada de Escoipe tiene tramos muy estrechos y está encajonada entre paredones de piedra altos, es un camino sinuoso que cruza el río Escoipe varias veces.

La Quebrada toma su nombre de un caserío situado en el corazón de esta garganta. Se extiende desde Chicoana hasta el pie de la Cuesta del Obispo. La fiesta patronal que se lleva a cabo es en honor a Fernando de Escoipe en el paraje de San Fernando de Escoipe.

La Quebrada de Escoipe y sus pequeños poblados poseen servicios básicos de agua potable y la luz eléctrica. Los servicios de emergencia son previstos por puestos sanitarios y hospital de Chicoana.

El servicio de transporte lo realiza la línea de colectivo Marcos Rueda. Escuela primaria e Iglesia se identificaron en Aguas Negras. Paraje San Martín y San Fernando de Escoipe.

La Quebrada de Escoipe es un lugar especial donde se pueden practicar caminatas y circuitos turísticos de trekking.

El camino de la Quebrada de Escoipe

Para llegar hasta la quebrada de Escoipe y disfrutar del extraordinario paisaje que ofrece este camino salteño, partiendo desde la ciudad de Salta se llega hasta el pueblo de Cerrillos, y siguiendo por la ruta nacional 68, se atraviesan otros poblados como La Merced y El Carril. Se toma el camino a Chicoana y a pocos kilómetros está la entrada a la quebrada por el paraje Los Laureles.

Puente en la Quebrada de Escoipe, Salta

Para recorrerla hay que pasar por varios sitios importantes tanto por su belleza, como por su significado geológico. El camino se inicia atravesando campos, parajes y pueblos solitarios, entre los que se cuentan Astudillo, Las Animas y se llega a Chorro Blanco pisando allí los 1.460 metros sobre el nivel del mar, dónde se cruza el río por un moderno puente asentado sobre rocas amarillas y rojas de 70 millones de años. Sigue el camino estrecho de roca hasta el Mal Paso a los 1.600 metros, dónde se vuelve a cruzar el río por un puente de hierro y madera.

A continuación la quebrada se encaja en rocas pizarrosas grises del tiempo precámbrico, depositadas en lo que hace 550 millones de años fuera el fondo del mar. El camino ya toca el paraje Agua Negra, se cruza un puente sobre el río Malcante y se llega a Huayra Huasi, que en lengua quechua significa “casa del viento”. En este punto el paisaje se transforma de nuevo. El río comienza a correr entre rocas rojas y rosadas de la edad terciaria.

Así se llega a San Fernando del Valle de Escoipe, dónde confluyen los ríos La Yesera y Escoipe, y dónde se encierra el valor del más profundo espíritu de los valles. Se recorren ahora tres kilómetros aguas arriba y se llega a la quebrada del Maray, luego se pasa por San Martín dónde en las laderas calcáreas y húmedas se encuentran orquídeas silvestres y de este modo se arriba al Pie de la Cuesta que es el elevado lugar donde comienza a abrirse a los ojos, otro tramo maravilloso: la Cuesta del Obispo.

Comentario

^