La historia de Braian: el changuito salteño que triunfa con su emprendimiento


24 diciembre, 2020


 Vende melones, especias y condimentos varios para ayudar económicamente a su familia.

Sin lugar a dudas la pandemia de coronvirus ha provocado una importante crisis social y económica en todo el mundo, afectando principalmente a los sectores más vulnerables y por supuesto nuestra provincia de Salta no es ajena a esto. Teniendo en cuenta este contexto desfavorable, te contamos la historia de Braian, un changuito salteño que le puso el pecho a la situación y triunfa con su emprendimiento.

Uno de los cronistas de Voces Críticas desvía su atención y enfoca su mirada sobre una escena poco común: un changuito salteño había colocado un stand en una de las esquinas de la ciudad y sin tapujos ni vergüenzas ponía en marcha su emprendimiento independiente.

¿Quién es y qué hace allí?

Con la curiosidad de caracteriza al periodista, este se dirigió hasta donde se encontraba el pequeño para consultarle cómo se llamaba y qué se encontraba haciendo. Este le contestó: “me llamo Braian Liendro, tengo 10 años y puse este emprendimiento junto a mi tío para ayudar a mi familia”.

Al finalizar la frase mostró que vendía melones, especias y condimentos varios para ayudar económicamente a su familia, ya que a pesar de su corta edad es consciente del contexto de crisis en el que muchos de los ciudadanos se encuentran inmersos, especialmente los más humildes.

 Terminó las clases y armó su negocio

Visiblemente conmovido por la respuesta que le dio este pequeño guerrero en tiempos de pandemia, el cronista comenzó a indagar más sobre la vida de él y entre esas cosas Braian comentó que hace unos días había finalizado el 5to grado en la Escuela República Argentina del barrio Casinos y fue por ello que ahora se pude dedicar 100% a su negocio.

Si bien su stand se encuentra en el barrio Tres Cerritos de la ciudad Capital, más específicamente sobre la intersección de calle Reyes Católicos y Los Carolinos, Braian comentó que en tan solo tres días las ventas han ido muy bien para él, por lo que sus padres están orgullosos por la ayuda que este pequeño les puede brindar.

Por último, pero no menos importante, el niño comentó que los melones que venden varían en su precio: hay de $200 y $300, dependiendo de tamaño y pertenecen a la variedad “rocío de miel”, por lo cual su sabor al natural es muy dulce al paladar y sería parte del éxito en sus ventas.

 

7 comentarios para “La historia de Braian: el changuito salteño que triunfa con su emprendimiento”

  1. Luisa dice:

    Un excelente ejemplo de vida, que muchos mayor deberían imitar y no esperar planes sin trabajar. Felicitaciones e infinitas bendiciones para BRAIAN!!

  2. Ana María dice:

    Un gran ejemplo para todos esos jóvenes que no estudian ni trabajan, y solo cobran los planes. Este niño tendría que pensar solo en jugar, en cambio ayuda a su familia con su trabajo. Felicitaciones !

  3. Giselle dice:

    No deberían romantizar que un niño deba salir a trabajar para poder comer. Los niños deben estar jugando, estudiando, en su casa tomando la leche y mirando dibujitos, no en la calle vendiendo melones. Si es un ejemplo, es de lo que no debe suceder, un ejemplo muy triste de desigualdad, de una flia que debe poner a trabajar a su hijo para poder sobrevivir.

    • Luis Carlos dice:

      Iba a escribir lo mismo que Giselle. Agrego, quienes ramantizan esto, en realidad esconden su discrimincion y el odio de clases, como así también comulgan con la explotación del trabajo infantil o el trabajo en negro.

  4. VALERIA CABRERA GOSENDE dice:

    Es increible, como se romantiza el trabajo infatil, que está terminantemente PROHIBIDO POR NUESTRA LEY DE CONTRATO DE TRABAJO, deberían penalizar a sus padres, como manda la ley. E vez de desinformar a la población para querer ser cada día más esclavos, más ignorantes, y en consecuencia más vulnerables y manipulables por el gobierno de turno. Dios mio a lo que se llegó!!!

  5. Jorge de Entre Rios dice:

    Porque me borran los dos comentarios que hice?

  6. Ale dice:

    Los que deberían trabajar son los padres . No los niños. Verguenza deben tener esos padres .ese niño debe estar jugando .No trabajando .

Responder a Ale Cancelar respuesta

^