La buena del día / Vendrán desde el Instituto Balseiro a conocer el taller del profe Córdoba


15 octubre, 2019


“Física al alcance de todos” se viste de gala para recibir a las autoridades del prestigioso instituto de Bariloche.

La gran novedad académica de la última etapa del año, sin lugar a dudas, estará dada por la visita de docentes del Instituto Balseiro al lugar donde se desarrolla el taller “Física al Alcance de Todos y Todas”, del profesor Daniel Córdoba. Los profesionales quieren conocer el espacio pedagógico de donde salen decenas de alumnos salteños que inician carreras científicas.

Son muchos los misterios que encierra el taller de los sábados a la mañana en el Anfiteatro A, de la Universidad Nacional de Salta. La capacitación reúne a adolescentes salteños que van, aunque cueste creerlo, a partir de las 9, a la UNSa a divertirse con la ciencia más dura, con la pesadilla de muchos. Ellos disfrutan y experimentan la manera alternativa de enseñanza que propone Daniel Córdoba y su equipo de docentes.

Los alumnos reciben consignas y problemas para resolver durante la semana por las redes sociales. “Especie traidora”, los llama en broma el profesor y les deja mensajes en una página de Facebook, los viernes a la noche. Al día de hoy son 216 los chicos que cursan. Tiene casi nula deserción.

En el actual ciclo lectivo, el taller tuvo a nueve estudiantes que ingresaron en los institutos de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica). Uno entró al Sábato, cuatro al Beninson y cuatro al Balseiro. Se considera un récord total y rara anomalía que una población tan pequeña tenga tantos estudiantes en las instituciones consideradas de élite.

Es por eso que el 1 y 2 de noviembre llegarán a Salta Carlos Balseiro, el hijo de José Antonio, creador del instituto; y Mariano Cantero que es el director de la institución.

“Hay mucha expectativa en la UNSa y en la gente del taller porque vienen a visitarnos, pero yo creo que vienen a saber cómo trabajamos, qué hacemos, qué comemos, qué chistes hacemos. Y está bueno por que la “Especie traidora’ tendrá la oportunidad de charlar y dialogar con esta gente que está en lo más alto de la formación”, dijo el profe Córdoba.

Ese núcleo duro de materia gris joven y leudante, evolucionando de la mano de Córdoba, es casi una incertidumbre ya que nadie se atrevería a arriesgar cuáles son sus límites.

Además, ya no se puede decir que sea exclusivamente una cuestión salteña. Los alumnos vienen de distintas provincias y ciudades a aprender de física.

Quizás sea la metodología lo que intrigue. Córdoba no tiene demasiados secretos ya que solo se limita a salir del patrón institucional de la clase presencial que se viene repitiendo desde hace 800 años, desde la Universidad de Salamanca, en la que hay uno que sabe y habla frente a muchos que no saben y escuchan.

El modelo está muy alejado de eso, aunque la disposición del anfiteatro le juegue en contra. Todos participan de la construcción del conocimiento que se plantea como desafío.

Cronograma

El día viernes 1 de noviembre la “Especie traidora” mantendrá una reunión con Balseiro y Cantero, en la que intentarán generar sinergias y vinculaciones que serán sumamente importantes para los chicos salteños. El Instituto Balseiro también es un gran signo de pregunta para los estudiantes.

Luego, Balseiro y Cantero visitarán la firma LateAndes, que es una iniciativa que están desarrollando los chicos que ya salieron del taller y que tienen su proyecto en Vaqueros.

Sobre un taller que fue “clandestino”

Cuando Daniel Córdoba comenzó con su taller, era una iniciativa personal que no había pasado por todos los procesos institucionales por los que pasan en general las capacitaciones y podía considerarse “clandestino”.
Como no le gustaba cómo se enseñaba física en los claustros académicos, comenzó a enseñar de otra forma en las aulas del Instituto de Enseñanza Media (IEM) los sábados por la mañana, cuando había poca vigilancia sobre lo que pasaba en las aulas.
En 1995, uno de sus alumnos logró ingresar al Instituto Balseiro. El hito salió en el diario y llegó a ojos de las autoridades del colegio preuniversitario, quienes desconocían la existencia del curso. Algunos consideraron que el espacio era “elitista” y que solo accedían los mejores estudiantes.
Sin que todavía estén claras las razones, el taller quedó suspendido por seis largos meses. Luego de un receso de invierno, el docente y sus seguidores consiguieron “ocupar” un aula de la UNSa, donde permanecieron por varios años.
Del taller salían campeones de olimpíadas y egresados de los institutos que ahora están desparramados por todo el mundo. Las notas en El Tribuno, Clarín, Infobae, Página 12 y en tantos otros medios sobre el aumento en la cantidad de alumnos y sus logros siguieron saliendo. Entonces, el taller fue reconocido e institucionalizado.
Hoy es un curso en el que los estudiantes juegan, se ríen, cuentas historias, se divierten y aprenden. “A los chicos les gusta porque festejamos las metidas de pata y los errores; solo las equivocaciones nos recuerdan nuestra humanidad”, dijo alguna vez Córdoba.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^