Hoy los bicipolicías de Salta honran a su santa patrona, Maddona de Guisallo


4 abril, 2019


 La advocación conocida también como “Madre de la Esperanza”, protectora de los ciclistas.

Hoy los bicipolicías de Salta honran a sus santa patrona y protectora, Maddona de Guisallo, también conocida por el nombre de “Madre de la Esperanza”. La agenda de actividades arranca con la celebración de una misa a las 9.30, en la base del área de seguridad, Calle Brasil 1.866, barrio El Milagro zona sudeste, Frente a Villa Mitre. Luego a las 18.45 será en la Catedral, desde donde saldrán en procesión con la sagrada imagen a las 18.
En tanto el próximo domingo, a las 8.30 dará inicio la tradicional peregrinación hacia el paraje El Chamical. Al mediodía los efectivos compartirán un locro de camaradería que compartirán con los visitantes.
El subcomisario Oscar Aramayo, jefe de los Bicipolicias de Salta, contó a El Tribuno: “Es un día muy espacial para todos los ciclistas, en el que expresamos nuestra profunda devoción a la Madre protectora a quien le pedimos su bendición. Es ella quien nos acompaña en cada jornada y en cada tarea que realizamos, muchas de ellas de alto riesgo. Le pedimos especialmente que nos mantenga siempre al servicio de la comunidad y nos de su constante protección”.

 

¿Por qué la Virgen de Ghisello es patrona universal de los ciclistas?

La imagen de Madonna de Ghisallo se encuentra ubicada a la vera de una ruta de montaña, en los Alpes lombardos, Italia, donde miles de ciclistas acuden cada año a rezarle y pedirle protección. Nuestra Señora de Ghisello es la patrona universal de todos los ciclistas. Así fue declarada por Pío XII en 1948. Ese año el Papa Eugenio Pacelli encendió y bendijo una antorcha que llevaron hasta el templo dos leyendas de la bicicleta de todos los tiempos como Gino Bartali (1914-2000, ganador de dos Tour y tres Giros, considerado el ciclista más devoto de la historia y protector activo de los judíos italianos durante la Segunda Guerra Mundial) y Fausto Coppi (19191960, ganador de dos Tour y cinco Giros), según un portal italiano.

La capilla era un consuelo para los ciclistas que subían el puerto

El 12 de noviembre de 1905, el diario Gazzetta dello Sport organizó lo que sería el primer Giro de Lombardía, hoy convertido en una de los grandes clásicos de la temporada, y que aquel año hizo un recorrido Milán-Milán, que tuvo uno de sus momentos más duros en el paso de Ghisallo, con un desnivel medio del 5,2% y varios tramos en torno al 10%.
Un momento del Giro de Lombardía de 1929. Al fondo, el santuario, coronando la ascensión.
Encontrarse allí una capilla consagrada a la Virgen María fue un alivio en el sufrimiento para los participantes, italianos y católicos en su mayoría, y desde entonces se convirtió en lugar de peregrinación para los ciclistas.
En los años 40 fue destinado al santuario como párroco Ermelindo Viganó, un sacerdote aficionado al ciclismo que se propuso como objetivo que la Madonna del Ghisallo fuese considerada patrona universal de los deportistas del pedal. Empezó a esmerarse en la atención a los que acudían allí a pedir a la Virgen que los amparara en las distintas competiciones en las que participaban, y a recolectar pequeños objetos recuerdo de ciclistas famosos para crear el embrión del actual museo del ciclismo.

Fuente: El Tribuno Salta

 

Comentario

^