Hoy es el día de San Pantaleón, el patrono de los enfermos


27 julio, 2019


El 27 de julio es fiesta de San Pantaleón, un médico mártir nacido a fines del siglo III en Nicomedia (en la actual Turquía).

Hoy en día una porción de su sangre se guarda en el Altar Mayor del Real Monasterio de Austrias en Madrid, España.

San Pantaleón fue mártir y médico que dedicó su vida a sanar a los pobres. Murió a corta edad no sin antes realizar una serie de milagros. Hoy en día se le considera el patrono de los médicos y enfermos siendo venerado en varias partes del mundo acudiendo a él miles de personas para pedir mejoría.

San Pantaleón, su nombre significa “el que se compadece de todos” fue un joven que murió a corta edad; lo poco que se sabe de él es gracias a un manuscrito del S. VI que habla de como se dedicó a sanar a los enfermos. Fue médico y se convirtió en mártir santo al morir cerca de los 29 años un 27 de julio del año 305.

Su vida no fue fácil, fue torturado de la peor manera, entre ellas se menciona que intentaron quemarlo, ahogarlo con una piedra atada a su cuello pero logró salir, lo torturaron en la rueda e incluso lo tiraron a las fieras pero nada resultó hasta que lo decapitaron, cuando eso ocurrió, de forma inmediata, floreció un árbol de olivo que se encontraba en el mismo lugar ante el asombro de todos.

El milagro de su sangre

Hoy en día una porción de su sangre se guarda en el Altar Mayor del Real Monasterio de Austrias en Madrid, España. Ésta fue donada junto a un trozo de hueso del santo.

Su sangre se mantiene en estado sólido todo el año; Sin embargo, se licúa en la víspera del aniversario de su muerte el 27 de julio. Muchos son los estudios que se han realizado para explicar este fenómeno, pero los científicos no han obtenido respuesta, por lo cual la Iglesia lo definió como el “Milagro de su Sangre”.

Invocación a San Pantaleón para pedir sanación a un enfermo

Se recomienda que antes de cualquier ritual de sanación propia o de un familiar se debe repetir tres veces el nombre de San Pantaleón con una foto o  estampa del santo y encender tres inciensos de salud, una vela verde (el verde representa la sanación física y espíritual) y rezar:

“Tú que sufriste en carne propia la injusticia de los hombres y conoces el secreto de la enfermedad y la muerte. Ayuda a los enfermos y necesitados. Cura sus llagas, cicatriza sus heridas para que la salud vuelva a ellos y no los abandones jamás. Que así sea”

Fuente guioteca.com

Comentario

^