Física para Todos y Todas, cerca del Instituto Balseiro


5 noviembre, 2019


Docentes del prestigioso centro científico de referencia, de Bariloche, compartieron una mañana en el tradicional taller de Daniel Córdoba.

El director del Instituto Balseiro, doctor Mariano Cantero, miraba y se rascaba la cabeza. No podía entender cómo ese gigante anfiteatro A de la Universidad Nacional de Salta estaba colmado un sábado, antes de las 9.30, de chicos y chicas. Los que lo tenían toda su atención eran los alumnos del taller Física al Alcance de Todos y Todas, del profesor Daniel Córdoba.

La postal era la habitual de cualquier fin de semana del año, aunque ayer los bancos no alcanzaron y hubo gente sentada en los pasillos, profesores acaparando los primeros lugares y hasta prensa porque visitaron el taller los docentes de la prestigiosa organización científica de Bariloche.

Carlos Balseiro, hijo del fundador del instituto, dio una especie de exposición participativa en la que habló de partículas, física cuántica, teoría de la relatividad y antimateria: temas imposibles de explicar para cualquiera pero que en sus palabras parecían sencillos.

Mariano Cantero y Balseiro seguramente se llevaron en el corazón la imagen de tantos jóvenes inquietos, a quienes Daniel Córdoba bautizó como “especie traidora”.

El flamante campeón de física, Francisco Fernández, llegó desde San Pedro de Jujuy a escuchar a las célebres visitas. Salió a la 4 desde la ciudad jujeña.

Francisco se “muere” por entrar en el Balseiro y ganó hace menos de una semana, en las Olimpíadas de Física en Córdoba, el primer puesto en el Nivel I, en la mejor resolución teórica.

Al día de hoy, el espacio tiene 216 talleristas y es casi nula la deserción desde principios de año.

Para tener una idea sobre la tasa de rendimiento de Córdoba, en el actual ciclo lectivo tuvo a 9 estudiantes del taller como ingresantes en los instituto de la Conea (Comisión Nacional de Energía Atómica).

Uno entró al Sábato, 4 al Beninson y 4 al Balseiro. Récord total, rara anomalía, extraño resultado para una población tan pequeña el tener tantos estudiantes en las instituciones de élite de nuestro país.

“Yo vine con mucha expectativa porque quiero ingresar al Balseiro y este tipo de encuentros lo que hacen es acercarnos y ver todo más posible”, dijo el campeón sanpedreño.

“La gente del Balseiro, creo yo, viene a visitarnos para saber cómo trabajamos, qué hacemos, qué comemos, qué chistes hacemos”, dijo en su momento Córdoba. Y los chicos que conforman esa “especie traidora” tuvieron la oportunidad de preguntar, escuchar, tocar, reír y hasta emocionarse con la disertación de Carlos Balseiro.

Visitas

El director del instituto, Mariano Cantero, y Carlos Balseiro llegaron el jueves y aprovecharon dos jornadas para visitar varios lugares vinculados con el desarrollo de la física.

El viernes estuvieron en la firma Late Andes, que está ubicada en Vaqueros, donde tienen el segundo magnetómetro del mundo, el cual fue diseñado en el Balseiro y financiado por capitales privados, Conea y Conicet.

Toda la tecnología fue desarrollada por un exalumno del colegio IEM y del taller de Daniel Córdoba.

Durante la tarde del viernes estuvieron en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional.

Fuente: El Tribuno de Salta

Comentario

^