Familiares de campesinos salteños y una navidad soñada


27 diciembre, 2018


El merendero Pan de Vida pudo festejar junto con las familias que trabajan en el tabaco.

Una carpa blanca, las luces, los regalos y el helado quizás sean los recuerdos que queden para siempre grabados en la memoria de los niños de las familias que trabajan en el tabaco en la zona de La Silleta.

Fueron más de 300 las personas que disfrutaron de la cena de Navidad del merendero Pan de Vida, pero muchos más los que fueron a ayudar, acompañar y colaborar con la gente que brinda su solidaridad incondicional.

“Yo al único que tengo que agradecer es a Diosito que tocó el corazón de la gente que me acompañó, a otras que entregó lo poco que tenía y que le dio fuerza a los que domingo a domingo colaboran en el merendero. Yo no voy a dar nombres porque fueron tantos que si me falta alguno se enoja; fueron todos protagonistas”, dijo Jimena Calafiore, quien pudo hacer una gran parrilla con lo que todos los vecinos solidarios le brindaron: carnes de vaca, de pollo, de conejo y chorizos con lo cual comieron todos y hasta quedó un remanente que fue entregado a todas aquellas familias que por diferentes motivos no pudieron asistir.

Agradeció también por la leña, por el helado, por la ensalada de frutas, la música en vivo y hasta pudieron entregar bolsones navideños.

“El domingo comenzamos a trabajar y yo estaba desesperada; pero ese día comenzaron a llegar todos con cosas. Fue un milagro”, dijo Calafiore.

Fuente: El Tribuno Salta

Comentario

^