Estudiantes deben viajar a República Dominicana y aún no tienen los pasajes


25 octubre, 2019


 Fabricaron un juguete electrónico programable que se puede controlar con el celular.

Sebastián Zavoiski, Fulvio Ermes, Ángel Cruz, Joaquín Muñoz, Fabricio Beltrán y Florencia Quispe, estudiantes del último año de la Escuela de Educación Técnica 3.117 Maestro Daniel Oscar Reyes. de barrio San Remo. junto con los profesores Ricardo Rojas y Juan López son parte del flamante equipo que fabricó un juguete electrónico programable que se puede controlar con el celular.

El grupo llegó a la redacción de El Tribuno muy ilusionado por un viaje a República Dominicana para el que fueron seleccionados por la organización Junior Achievement (JA) Argentina. El asunto es que a esta altura todavía no tienen los pasajes y la competencia La Compañía del Año (COY), que elige a la mejor compañía de JA entre equipos de Canadá, Latinoamérica y el Caribe, se realizará del 24 al 27 de noviembre próximo. Ya no falta nada y la preocupación de las y los chicos aumenta, ya no saben qué puerta tocar.

“De 20 emprendimientos a nivel nacional obtuvimos por orden de mérito el primer lugar, pero hasta ahora no tenemos para los pasajes, al haber cambios de gobierno el que está ya está cerrando las arcas y el que viene todavía no asumió”, manifestó el profesor de Prácticas Profesionalizantes de Electrónica e Informática, Ricardo Rojas, sin bajar los brazos.

Contó que entregaron más de 100 notas a legisladores, funcionarios públicos y candidatos. Córdoba y Buenos Aires que clasificaron en segundo y tercer lugar ya tienen asegurado el viaje a República Dominicana por sus gobiernos. El Consejo Deliberante lo nombró proyecto educativo de interés municipal; sin embargo, la realidad es que ellos necesitan el dinero para cubrir los pasajes.

“Hemos pateado el tablero con una pequeña empresa pero ahora no sabemos si vamos a poder viajar, por lo menos si se pudieran cubrir los pasajes para dos chicos sería una gran cosa”, señaló el docente. La situación de los alumnos de la técnica de barrio San Remo es realmente contradictoria, por un lado en Salta se promueve el trabajo en proyectos, los contenidos de robótica y programación, pero por el otro, cuando gracias a estos conocimientos la escuela obtiene un logro importante después de tanto esfuerzo. la ilusión de un grupo de chicos puede darse contra la pared por la falta de fondos.

Los docentes y los chicos contaron que hasta ahora van vendiendo más de 30 juguetes electrónicos, y en el marco del proyecto educativo Carking, vendieron 21 y una carcasa, después hicieron nueve más. Mientras hacían andar el juguete, el grupo detalló que se trata de un producto hecho completamente en la escuela con PLA (plástico biodegradable) y que ellos van armando con impresora 3D. “Fuimos aprendiendo cómo mejorarlo, llegar a esta precisión implicó mucho tiempo”, señalaron.

Trece estudiantes conforman el equipo

Trece estudiantes del sexto año de la Escuela Técnica 3.117 de cuatro cursos (dos de la mañana y dos de la tarde) de las dos especialidades -técnico en Electrónica y técnico en Informática Profesional y Personal- armaron un solo equipo y fabricaron el juguete electrónico programable en el marco del proyecto Carking.
El profesor Juan López recordó cuando empezaron hace un par de años: “Éramos los locos de los autitos y nadie nos daba bolilla. Fueron muchas horas de dedicación”. Ahora es furor.
Sobre la dinámica de trabajo comentó que es “inclusiva”, es decir, “todos los chicos pueden participar, no hace falta que tengan algún don, con disciplina y esfuerzo se puede”.
El proyecto comenzó con la idea de motivar a las personas a involucrarse con el aprendizaje de la robótica e informática. Analizando que los más pequeños (hermanos, primos) usan de forma constante el celular se pensó en un producto llamativo, innovador y entretenido que sea utilizado por un dispositivo móvil conectado vía bluetooth. Con este juguete todos pueden aprenden.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^