El milagro de los mineros: como todos los años, caminarán casi 300 kilometros por montañas


7 septiembre, 2019


El contingente partirá en la madrugada del domingo desde la mina Patito hasta San Antonio en el primer tramo de un recorrido durísimo. 

Una de las delegaciones de peregrinos más sacrificadas, entre todas las que parten desde el interior profundo de la provincia y recorren cientos de kilómetros a pie para renovar el pacto de fidelidad con el Señor y la Virgen del Milagro en cada septiembre, es la de los mineros de San Antonio de los Cobres, por los caminos sinuosos de montaña, por el frío, las condiciones desfavorables, el viento y la cantidad de kilómetros que recorren para llegar a la Catedral Basílica.

El padre Dante Bernacki, que desde hace 12 años acompaña religiosamente el andar de los peregrinos mineros desde su salida de la mina hasta el arribo a la Catedral Basílica, contó cómo será esta travesía que arrancará a las 3 de la madrugada del domingo y que implicará un nuevo testimonio de fe.

“Mañana estaremos en el Salar Centenario, en la mina Patito, celebraremos la misa y a las 3 de la mañana saldremos con los mineros a San Antonio de los Cobres. Son dos etapas bastante duras, son 125 kilómetros en dos días. Haremos 55 kilómetros hasta Santa Rosa de los Pastos Grandes, pasaremos la noche allí y después es duro: 70 kilómetros desde ahí a San Antonio de los Cobres, y desde San Antonio a Salta”, explicó en breves palabras la extensa hoja de ruta el sacerdote, en diálogo con DNI, por Radio Salta. 

“A la peregrinación de la Puna y de los mineros yo la defino como un retiro espiritual ambulante y es tal cual. Son muy fraternos y gente que asume lo difícil que es vivir en la Puna y trabajar allí. Y también las condiciones de trabajo, son muchos días en la mina lejos de la familia. Lo asumen muy fraternalmente. Yo recibo de ellos mucho testimonio”, definió con precisión el padre Bernacki.

“En total hasta Salta son 290 kilómetros, una semana completa de caminata. La Puna sin viento es una maravilla, y La Puna con viento es terrible. Es estar dispuesto a lo que Dios quiera”, graficó el sacerdote al final de la amena charla.

 

fUENTE: DNI SALTA

Comentario

^