El Gobierno Nacional se prepara para extender el cierre de fronteras por la aparición de la nueva cepa


23 diciembre, 2020


Se estudia impedir el arribo de vuelos provenientes de países afectados de Europa. Analizan qué hacer con el caso Brasil.

El incremento de casos en el país, la aparición de la nueva cepa en Europa y la suba de casos en gigantes de la región como Brasil alertan al Gobierno de Alberto Fernández que analiza cerrar “selectivamente” las fronteras, de acuerdo a fuentes de la Casa Rosada.

Tal como ocurrió con Gran Bretaña, la administración de Fernández cerraría sus puertas a otros países de Europa que experimentan una compleja situación sanitaria. En este grupo podrían encontrarse Italia y Holanda. Las fuentes consultadas indican que también se estudia el caso Australia, en donde el virus parece haber adquirido características hasta ahora desconocidas.

El anuncio podría darse este mismo miércoles, luego de que Alberto Fernández encabece la reunión del Comité de Expertos en el que se aprobará el plan de vacunación. En este sentido, entre las autoridades persiste una incógnita: qué hacer con Brasil y otros países de la región que experimentan una suba considerable de infectados. El ministerio de Salud de la Nación que conduce Ginés González García ya advirtió que es necesario cerrar las fronteras con el país que preside Jair Bolsonaro.

Los detalles de estos anuncios son definidos este miércoles entre el jefe de Gabinete Santiago Cafiero; el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro y la Directora Nacional de Migraciones Florencia Carignano y el titular de la Cartera de Salud González García.

Ante el recrudecimiento de la situación sanitaria en la región y el mundo, el Gobierno analiza implementar un cierre de fronteras “selectivo” en base a la actualidad de cada país. “Podría ser algo quirúrgico en un principio, nación por nación”, explican.

El foco de atención por estas horas se centra en Brasil, donde en los últimos días se registró un fuerte aumento de los infectados. Ese país ya registra más de siete millones de infectados y casi 187.000 muertos. “Los argentinos que pasas sus vacaciones allí son una gran preocupación”, reconoce una funcionaria que integra la cartera de “Wado” de Pedro. Se espera que no haya impedimentas para los argentinos que quieran viajar al exterior. En el Gobierno hay quienes se oponen a cerrar el tránsito turístico con ese país para evitar un nuevo golpe a uno de los sectores más afectados por la pandemia.

Actualmente las dos grandes entradas al país son el aeropuerto internacional de Ezeiza y el Puerto de Buenos Aires, que recibe a los turistas extranjeros de los países limítrofes. Además hay cinco pasos terrestres abiertos para vehículos y ómnibus.

Estos son Paso de los Libres/Uruguayana (República Federativa de Brasil); Gualeguaychu/Fray Bentos (República Oriental del Uruguay); Salvador Mazza/ Yacuiba (Estado Plurinacional de Bolivia); Cristo Redentor (República de Chile) y Paso San Sebastián (República de Chile). Estos también se cerrarían y se aumentará el nivel de efectivos en toda la zona para evitar filtraciones por espacios no permitidos.

El análisis del cierre de fronteras se produce en paralelo a las negociaciones que el Gobierno entabla con diferentes laboratorios para traer la vacuna contra el COVID-19 a la Argentina. El jueves 24 de diciembre arribaría al país el vuelo con 300 mil dosis del antídoto ruso. Sin embargo la nueva cepa registrada en Europa abre un interrogante respecto a si la actual fórmula resulta eficaz contra esta nueva etapa del virus.

Fuente: Todo Noticias

Comentario

^