Doña Mercedes Vaca cumplió 101 años


27 noviembre, 2021


Lo festejó junto a sus hijos, nietos y bisnietos.

Mercedes Vaca de Oliva cumplió 101 años junto a sus hijos, nietos y bisnietos.

El año pasado fue un encuentro a distancia con la cumpleañera y su familia le cantó el “feliz cumple” desde la vereda de la casa.

Este año, con un mejor escenario por la pandemia, estuvo con sus 6 hijos, sus 22 nietos, los 28 bisnietos y un tataranieta.

El centro de la charla fue, además de las historias de la abuela, la espera de la segunda tataranieta que ya está por nacer. Se vivió un clima de mucha alegría. La mujer quiso compartir además ese día con El Tribuno.

La historia

Mercedes hizo su vida en Rivadavia, donde nacieron sus 8 hijos. Dos de ellos ya fallecieron. En 1979, ya viuda, esta mujer se mudó a la ciudad de Salta donde vive junto a una de sus hijas. Si bien ya lleva varias décadas en la ciudad, el campo sigue en su memoria y llega a su vida en el relato de dos de sus hijos que siguen allá en su Rivadavia.

“Están todos para mi cumpleaños, a los que más les costó venir es a los chicos que están en Rivadavia, los caminos no son fáciles para allá”, expresó Mercedes.

José y Héctor son los hijos mayores, y todos los años – con pandemia, lluvia, temporales, frío o calor- llegan desde Rivadavia para pasar el cumpleaños con su mamá. “Muy pocas personas pueden vivir esto. Y, además, la mamá está muy bien, así que tenemos que disfrutarla”, expresó José, “El Gringo” como le dicen, el mayor de los hijos de Mercedes.

“Me encanta que vengan todos, que se diviertan y la pasen lindo, además hay muchas cosas ricas”, expresó. Mercedes con mucha alegría logró soplar las velitas de sus 101 años y compartir los sandwiches de miga que tanto le gustan.

La fiesta dio su primer paso y se cantó el “feliz cumple” en familia, después vinieron los chamamés que tanto le agradan a la abuela Mercedes y que tan bien interpreta una de sus nietas.

Consultada si le gustaba el tango, Mercedes contestó con seguridad que no. “No, nunca me gustó el tango, me gusta más el folclore, música más vieja”, dijo con una sonrisa la abuela y así, sin demoras, paso siguiente los festejantes del cumpleaños comenzaron a buscar en los celulares el chamamé que tanto le gusta a la abuela, o algún temita de la Mercedes Sosa.

Comentario

^