De casi morir en un robo a devolver una billetera: Miguel, el taxista más honesto


24 febrero, 2021


Lo asaltaron para quitarle el celular y la recaudación de su jornada pero atrapó al ladrón.

En menos de 7 días pasó por todas las sensaciones. La historia de Miguel sensibilizó a todos los salteños. Sobrevivió a un asalto en donde un ex recluso intentó clavarle una punta en el cuello para que le entregara toda la recaudación que hizo trabajando como taxista. Si bien pudo salir ileso dándole una paliza al malviviente, el hombre atravesó por otra situación: una mechera se le subió al auto y antes de bajarse dejó tirada la billetera que robó. El trabajador de volante no la dudó, buscó a los dueños para devolvérsela.

Por medio de una entrevista, Miguel le contó a Que Pasa Salta lo que vivió esa fría noche en donde quisieron matarlo por un par de billetes.

“Desde Castañares lleve a un muchacho hasta el Parque San Martín. Ni bien pasamos ‘Bigotes’ me empezó a hablar raro diciéndome que estacione de inmediato. En ese momento sacó una punta y mientras me apuntaba me amenazó para que le entregara el celular y billetera. Ni bien se baja empieza a ir en sentido contrario por calle Santa Fe. Lo seguí con el auto yendo en contramano. Seis personas que estaba sobre Alvarado lo vieron correr y a mi perseguirlo, no dudaron en detenerlo. Apenas lo vi puse el freno de manos, me baje y empecé a golpearlo que le rompí la ropa”, expresa.

Mientras nos hablaba pudimos ver en su rostro marcas de diversos cortes. Le consultamos si esos corresponden a otros robos. Su respuesta fue contundente:

“Hace 17 años son taxista. En el 2016 sufrí un robo en donde me cortaron parte del rostro. Me golpearon tanto que estuve 6 meses en coma. Esto ya lo viví por eso no se lo perdono a nadie”, explicó.

Del dolor a la buena acción

Miguel nos contó que hace unos días llevó una pasajera que en medio del viaje se puso nerviosa. “Se bajó como alterada del auto. Me doy la media vuelta y veo una billetera tirada en el piso y cuando la abro veo que las fotos no coincidían con la pasajera. La cartera era robada y ella era la ladrona”, agregó.

Por último, el trabajador demostró que su honestidad no tiene precio. “Empecé a buscar algún número para llamar. Consigo tres número y me pongo en contacto de inmediato. La cartera le pertenecía a una mujer la cuál fue asaltada en La Caldera”, finalizó.

 

Comentario

^