David Leiva, el cantante de cumbia más importante de Salta cumple hoy 41 años


4 noviembre, 2021


“La importante es no creérsela. Saber que esto es un trabajo de todos los días y así seguir, con la conciencia de que uno es un laburante más”, dice David Leiva

David canta profesionalmente nada menos que desde los cuatro años. Fue la primera voz del famoso Grupo Panda, agrupación con la que grabó 5 discos. Luego vendrían 13 más como solista. Y en cada uno de esos discos propuso sus propias canciones, llevando una voz propia al género de la cumbia, con la que se ganó un espacio en la historia de la música salteña.

De niño, David comenzó cantando tangos. Ganó “Festilindo” a nivel nacional en 1989, mientras su figura morena se hacía ver en programas de la tevé local como “Rumbo a la fama”. “Mi abuela cantaba tangos y escuchándola a ella es que fui aprendiendo. Un día, mientras me duchaba, canté un tango y resulta que estaba toda mi familia atrás de la puerta escuchando mi media lengua. Entonces me mandaron a estudiar en la escuela de música del barrio, que también se llamaba “Rumbo a la fama”. Ahí aprendí con Marta Reynoso de Sotelo y con Ramón Sotelo, que eran grandes músicos”, cuenta David. Después vendrían los agitados tiempos de cantar en el Tren a las Nubes.

“Aprendí un montón en esos días. Tenía que hacerme escuchar caminando por todo el vagón. Estuve dos temporadas ahí. Y paralelamente, veníamos gestando “Panda’ para mostrar lo que hacíamos juntos todos los músicos de la escuela de “Rumbo a la fama” del barrio Castañares. Era un proyecto que no tenía otra intención que mostrar eso. Claudio Sotelo era el otro cantate del grupo y su director. Él me dio la oportunidad para cantar como solista. Por culpa de él dejé el tango y canto cumbias.

En el “96 grabamos nuestro primer disco, a modo de presentación, para que escuchen los dueños de los locales. Yo tenía 16 años. Pero pasó que el disco, “Fantasía”, llegó a ser doble disco de oro. Terminamos haciendo tele en Buenos Aires y tocando en boliches de todo el país. Ahí arranca la etapa más importante de Panda. En poco tiempo pasamos de ser grupo de garage a convertirnos en una banda en serio. Recuerdo esa etapa y me parece muy piola. Todos los días viajábamos para hacer unos 12 shows por fin de semana. Una locura. Lo importante es que logramos meter la cumbia en lugares donde antes era imposible, por la disquisición entre “chetos’ y “negros’. Y todavía me siguen pidiendo los temas de esos años. Hay gente que se me acerca y me dice: “Bailando tu música me enamoré de mi esposa’ o “Con tus canciones pasé la mejor época de mi vida’. Muchos de los que ahora son adultos, por entonces andaban en la secundaria y la música de Panda los acompañaba. Esas cosas me hacen muy feliz. Significa que les he dejado algo en momentos personales muy importantes. En esos días, también me creí lo de la fama repentina. Podría haber terminado mal. Pero por suerte tengo amigos de verdad, que me volvían a traer a la tierra y a recordar que yo soy un laburante como cualquier otro”, cuenta el compositor.

TIERRA DE MÚSICOS

“La cumbia salteña es particular. Única en el país. Tenés tipos como Grupo Guinda, Los Lirios Colombianos, Wanabara, Willi Campero, que pueden tocar cualquier género y lo hacen perfecto. Lo que pasa es que en Salta tenemos muchos músicos y buenísimos. Y no hay diferencias entre nosotros. ­Nos pasamos los músicos unos a otros!

Yo me siento muy bien entre los músicos del folklore y algún día me gustaría unir estilos tan populares en el país como la cumbia y el folklore. De los cantantes salteños me gustan Rubén Ehizaguirre y Juan Fuentes, que para mí son lo mejor de estos últimos tiempos. También Fede Maldonado y Gaby Morales. En Salta hay un montón de buenos cantantes. En el género que sea, lírico, rock, folklore, ­y para nosotros es tan común que no nos damos cuenta! Eso también hace que muchas veces no valoren a los artistas. Ver a Los Nocheros por la calle, por ejemplo, es común para los salteños, pero son ídolos internacionales y eso habla de la humildad de los vagos”, dice Leiva. Compositor, grabó sus canciones con el grupo Savia Andina, Los Guitarreros, Los Lirios, Roberto Ternan y otros.

“Yo busco mimetizarme con la canción que interpreto. Y si compongo, contar una historia que sea común para todos. En mis canciones hablo del changuito de la calle, de una chica de quince que está embarazada, de las despedidas, de situaciones de cualquier persona. Cuando era chico y se me acercaba alguien a felicitarme con los ojos llenos de lágrimas, no entendía nada. Ahora sé que la cuestión es llegar a la emoción. Yo me veo cantando hasta viejo, pero no por obligación sino por gusto, concluye.

 

Comentario

^