Coronavirus en Argentina: ya hay más de 13 mil recuperados y pueden ser la llave del país para abrir la cuarentena


24 junio, 2020


Son los que generaron anticuerpos contra el virus y pueden donar plasma para tratar casos graves.

A esta altura de la pandemia de coronavirus en Argentina existe la sensación de que la cuarentena es como una adicción: cuánto más se usa, más pide. En el mientras tanto se hacen más o menos testeos, se busca aislar a los contactos estrechos, pero nunca es suficiente. Tarde o temprano, la curva exponencial se termina devorando los recursos. La única promesa diferente, inmediata y que abre una esperanza para que la cuarentena no sea eterna es el plasma.

Desde el Gobierno bonaerense se lanzó una fuerte convocatoria para que los pacientes recuperados de coronavirus -que ya generaron anticuerpos contra la enfermedad- concurran a donar sangre y contribuyan así a combatir la pandemia que por estas horas está empezando a poner en jaque el sistema de salud. Hoy ya son más de 13 mil las personas que se han recuperado y están en condiciones de donar sangre para alimentar este plan.

Las autoridades saben que por más que quieran, la cuarentena no puede durar mucho más. Que el consenso para extenderla es cada vez menor. Pero al mismo tiempo ven que el vaso del sistema sanitario se llena y la espuma amenaza con rebalsar. ¿Qué hacer? Las cifras de contagios de este último lunes dan cuenta de que la Ciudad y el GBA pelean cabeza a cabeza por ver quién tiene la mayor cantidad de casos positivos de coronavirus, y el Presidente está a punto de tomar nuevas medidas para endurecer el aislamiento.

En principio todos piensan en 15 días. Dos semanas en que el coronavirus pueda dar una tregua mediante la reducción de los pasajeros en el transporte público y, en consecuencia, que haya una menor cantidad de contagios. Pero esos 15 días, de tomarse, serán la bala de plata de las administraciones de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof para intentar torcerle el brazo al virus y que el virus no se los tuerza a ellos.

Uno y otro distrito parecen enfocados en estrategias diferenciadas. La Ciudad busca redoblar su plan Detectar con testeos focalizados, que este martes llegan por primera vez a Palermo. Eso tiene por objetivo encontrar contactos estrechos de pacientes contagiados y aislarlos para impedir que el Covid se siga propagando. Pero allí siempre se corre un poco detrás: la alta positividad diaria de los testeos da cuenta de que muchos contagiados se “escapan”.

En la Provincia, la apuesta actual parece más prometedora: esa “pócima mágica” que transforma la sangre en medicamento. Los tratamientos con plasma podrían convertirse en la llave que abra las puertas del encierro preventivo, de estos más de cien días de cuarentena que se cumplirán el próximo sábado. ¿Por qué? Según datos a los que accedió Clarín, los tratamientos con plasma han logrado que la gran mayoría de los pacientes bonaerenses graves no lleguen a la instancia del respirador.

Fuentes oficiales explicaron que hoy los ensayos clínicos a partir de plasma sanguíneo, que se practican en la Provincia, están obteniendo resultados positivos en el 90 por ciento de los casos. Hay 70 pacientes semanales a los que se trata con el mismo método que recibió Martín Insaurralde. ¿Por qué no se aplica a más pacientes? Porque no hay plasma suficiente.

Desde la Provincia dicen que poco a poco van aumentando las donaciones de sangre de pacientes recuperados, y que en estos días redoblarán la campaña para concientizar a los potenciales donantes. Creen que en dos semanas este tratamiento podría alcanzar a unas 300 personas¿Cuántos pacientes Covid positivos por semana ingresan hoy a las terapias intensivas de los hospitales de la Provincia? Alrededor de 200.

Es por eso que el aumento de la producción de esta promesa cierta contra el coronavirus es alentadora. “Si tenemos dos semanas de cuarentena estricta puede servirnos para aumentar la capacidad de respuesta con el plasma y volver a liberar la cuarentena cuando se pueda a tratar a más gente”, afirman en la La Plata.

En rigor, el plasma es la única herramienta que puede volverse inagotable contra el coronavirus. Camas de hospitales se pueden sumar y cuántas más haya mejor, pero hay un límite. Y uno de los problemas es el tiempo de internación de cada paciente en terapia intensiva: entre tres y cuatro semanas.

Con el plasma, ese tiempo -todo se trata de tiempo en esta pandemia- puede reducirse drásticamente para que el sistema no se sature. De ese modo, el aumento de la circulación en las calles, con las prevenciones necesarias, puede convivir con un sistema hospitalario más eficiente, que recupere enfermos y dé más altas de lo que es capaz ahora.

Para decirlo de otro modo, esas 13 mil personas recuperadas de Covid hasta el presente -casi uno de cada tres casos registrados- pueden ser, ni más ni menos, la esperanza de que el país pueda por fin deje atrás la cuarentena. O que al menos sólo deban permanecer en ella las personas más vulnerables. La cifra de recuperados, potencial materia prima del plasma, crece aproximadamente a razón de 500 por día.

En las últimas horas se conocieron las conclusiones del estudio más grande con plasma hecho hasta el momento, realizado por la Clínica Mayo de Estados Unidos junto con la Administración de Drogas y Alimentos (FDA). Trataron a casi 22 mil pacientes graves y potencialmente mortales de más de 18 años. Se les administró entre 200 y 500 mililitros de suero hecho con plasma. A los 7 días, la tasa de mortalidad fue del 8,6 por ciento y las complicaciones resultaron pocas.

El problema de la escasez en el tratamiento tiene que ver, justamente, con que cada paciente recuperado puede donar sólo 350 mililitros de plasma. Una de las posibles soluciones a este cuello de botella podría ser la fabricación del suero con caballos, que lo multiplica a escala. El resultado de un proyecto argentino mostró efectividad en laboratorio, pero ahora su seguridad debe ser probada en seres humanos.


Fuente: Clarín

Comentario

^