Chicos salteños podrán ir a la Roboliga 2019 en Australia


26 noviembre, 2018


Lograron el primer y segundo lugar en un encuentro nacional en Buenos Aires.

La Roboliga es una competencia de robótica a nivel mundial. Previamente en los distintos países se realiza una desafío local. Argentina participa de la competencia mundial desde hace 6 años. En los últimos años, los ganadores provenían de la provincia de San Luis, donde desde la Universidad se organizan formaciones y encuentros de este tipo. Este año llegó el momento de Salta. El año pasado durante en el encuentro nacional en San Luis, los chicos de Salta habían logrado ganar pero no el primer y segundo puesto, como ocurrió en el encuentro de este año en Buenos Aires. Estos posicionamientos son lo que les permiten representar al país en el evento internacional de robótica, que se concreta en julio de 2019 en Australia.

“El año pasado, la competencia nacional se concretó en la Universidad de la Punta, que además tiene un centro de aprendizaje de robótica educativa, así que tienen muchos años de experiencia. Su equipos fueron a Japón, Canadá, Alemania, Singapur, donde se realizaron las competencias mundiales de la Roboliga”, expresó Gustavo Viollaz, directora del Instituto de Innovación y Tecnología Aplicada a El Tribuno. El IITA se presentó en esta ocasión con cinco equipos y los ganadores del primer y segundo puesto se ubican entre los 12 y 15 años. El sector de la competencia en la que participaron estos dos grupos ganadores fue en el denominado “rescate de la víctima”. Este procedimiento les permitía a los participantes llevar su robot armado para la competencia. El robot además debía ser de fabricación casera. En el lugar del encuentro y frente al escenario del rescate de la víctima, el robot debía ser programado, teniendo en cuenta el espacio de desempeño y sin la colaboración de los docentes.

Desde el IITA ya se están realizando los trámites para la inscripción formal del grupo y analizar cuáles serán los desafíos de la competencia que se realizará en julio del próximo año en Australia. La competencia de 2018 se realizó en Canadá y contó con la presencia de 3.000 chicos de todo el mundo. Esta Roboliga es conocida como la Robocup Junior y se trata del área motivacional, para que luego se sumen a la versión para los adultos. En la Robocup destinada a adultos, los participantes representan a las distintas universidades de todo el mundo y además, cuentan con el auspicio de distintas empresas destinadas a la producción de robots.

En el caso de la liga motivacional se busca compartir y que se logre un intercambio de conocimientos. Durante el encuentro en Australia, los chicos salteños tendrán la posibilidad de estar allá durante cinco días participando de las competencias y de los talleres de formación en robótica.

En esta competencia los chicos deberán llevar construido su robot y además la documentación sobre el proceso, que deberá explicar ante los jueces durante la competencia, antes del desafío que se planteé.

“Acá lo que ganamos fue el puesto para representar al país en una competencia internacional pero no tenemos comprado nada, ni los pasajes, ni vimos el tema del alojamiento. Tenemos que trabajar también en eso para ver cómo lo logramos”, expresó del director de IITA. Otro de los temas que deberán resolver para el viaje es el armado del grupo, que no podrá tener integrantes de menos de 13 por lo que desde el IITA se está averiguando si todos los miembros deben tener esa edad o si se puede rearmar un grupo, con los dos que sacaron los primeros puestos, como es este caso. “Hay que ver muchos detalles”, expresó Cecilia Budeguer, profesora del IITA.

El armado del robot que llevarán los salteños dependerá también de las normas que imponga la competencia.

Equipos sofisticados
Gustavo Viollaz, director del Instituto de Innovación y Tecnología Aplicada (IITA), destacó que en la Robocup se puede ver competidores que llevan equipos de primera categoría que tienen un costo de hasta 30 mil pesos.
“Igualmente en esa categoría si no te presentás con un equipo de primera no tenés muchas posibilidades”, expresó, al mismo tiempo que aclaró que en la liga de la niños las exigencias no son esas. “No se pide un hardware especial, no se usan sensores extraordinarios ni nada. Si se controla la prolijidad de las construcciones y los agilidad de reacción”, expresó.

FUENTE: EL TRIBUNO SALTA

Comentario

^