Campaña de turismo: Sentirse en Marte, pero en la Puna salteña


19 octubre, 2019


La ciencia y el turismo, unidos en una campaña para mostrar un costado distinto de los paisajes de la Puna.

Suelo rojizo, paisaje árido, ambiente desértico: la Puna argentina, sin duda, es una especie de “Marte en la Tierra”. Y de ahí parte una original campaña para promocionar Argentina, que propone a los turistas venir a sentirse en el planeta rojo, pero en los paisajes increíbles del Norte.

En el video, una científica investigadora del CONICET, Eugenia Farias, compara las características de Marte con las del entorno y el paisaje del Desierto del Diablo, en Salta, y afirma que “La Puna argentina es el ambiente más parecido a Marte que tenemos en el planeta tierra”. Al finalizar, invita a los viajeros a descubrir el “laboratorio natural” que hay en la Puna.

Se trata de una campaña de la Secretaría de Turismo de la Nación para mostrar a nuestro país. La activación, denominada “Sentite en Marte en la Puna” y basada en una investigación profesional, aprovecha esta situación especial para potenciar la actividad turística. El conocimiento científico y el turismo, unidos para invitar a vivir una experiencia novedosa y disfrutar el destino desde un punto de vista diferente.

Suelo rojizo, paisaje árido, ambiente desértico: la Puna argentina, sin duda, es una especie de “Marte en la Tierra”. Y de ahí parte una original campaña para promocionar Argentina, que propone a los turistas venir a sentirse en el planeta rojo, pero en los paisajes increíbles del Norte.

En el video, una científica investigadora del CONICET, Eugenia Farias, compara las características de Marte con las del entorno y el paisaje del Desierto del Diablo, en Salta, y afirma que “La Puna argentina es el ambiente más parecido a Marte que tenemos en el planeta tierra”. Al finalizar, invita a los viajeros a descubrir el “laboratorio natural” que hay en la Puna.

Se trata de una campaña de la Secretaría de Turismo de la Nación para mostrar a nuestro país. La activación, denominada “Sentite en Marte en la Puna” y basada en una investigación profesional, aprovecha esta situación especial para potenciar la actividad turística. El conocimiento científico y el turismo, unidos para invitar a vivir una experiencia novedosa y disfrutar el destino desde un punto de vista diferente.

Más paisajes de otro planeta

Si la Puna norteña es marte, el área de Piedra Pómez, en Catamarca, es lo más parecido a caminar en una porción de la luna incrustada en Argentina. El lugar protegido ocupa 25 kilómetros y se asemeja a un mar de roca blanca con crestas rosadas, que tienen distintas formas por los vientos que descienden de los Andes. Esto crea corredores o “avenidas”, y todo tipo de esculturas fascinantes. A su vez, la zona es caracterizada por la presencia de más de doscientos volcanes, entre los que se destacan los gigantes de Antofalla, el Carachi Pampa, el AntofagastaLa Alumbrera y el Volcán Galán. Una erupción –la del Volcán Blanco- formó el Campo de Piedra Pómez.

Talampaya, en La Rioja, es otra atracción natural de otro planeta. “El Cañón de Talampaya es un obsequio de la naturaleza y de nuestras generaciones pasadas que trasciende nuestra existencia. Su belleza y tamaño nos hace sentir pequeños ante su majestuosidad”, describen desde el lugar en el que brilla el suelo rojizo y sus particulares formaciones rocosas.

El Cono de Arita, en Salta, es la pirámide natural más perfecta del mundo según los lugareños. Ubicado en el extremo sur del majestuoso Salar de Arizaro, en la Puna salteña, el cono constituye un llamativo paisaje, con una elevación de unos 200 metros sobre el salar. Su nombre en aymara significa filoso, punzante, y la formación está conformada por sal y lava negra. Lo que rodea a la pirámide es el imponente Salar, uno de los más grandes del mundo, que posee una superficie de 1.600 kilómetros cuadrados y está emplazado a 3.460 metros de altura sobre el nivel del mar.

Fuente: Clarín

Comentario

^