Bien ahí / Harán cirugías plásticas del prepucio a más de 50 niños


1 octubre, 2019


En el Hospital Público Materno Infantil se lanzó un operativo para atender a pacientes que esperan operarse desde comienzos de este año.

Ayer por la tarde comenzó un operativo en el Hospital Público Materno Infantil (HPMI) para operar del prepucio a más de 50 pacientes de diferentes edades, que tienen fimosis y están en lista de espera desde principios de año. La agenda de cirugías continuará durante los próximos meses.

Según explicó Enrique Félix Huespe, responsable de la Unidad de Gestión de Cirugía Pediátrica del HPMI, la fimosis se da cuando el prepucio, que es el repliegue de piel que cubre el glande del pene y es retraíble, no se puede retraer total o parcialmente. Este cuadro puede tener diferentes grados, desde puntiforme hasta su retracción parcial.

Postioplastía se llama la cirugía plástica del prepucio, que permite corregir la fimosis y tiene dos posibilidades, que se aplican según cada caso: una es la circuncisión, en la cual se corta el prepucio, y otra, en la que este se conserva.

El encargado del área quirúrgica de niños del HPMI manifestó que se trata de una de las cirugías más frecuentes en pediatría y que es de bajo riesgo.

Reveló que la fimosis puede ser congénita o adquirida: “En la gran mayoría de los niños, el prepucio se retrae fácilmente, pero en algunos niños, no. Las consecuencias de esta afección son, sobre todo, higiénicas y, después, para el desempeño sexual”.

Huespe advirtió que casi nunca se opera a bebés antes del año y medio o de los dos años de edad, porque a veces el prepucio se despega solo.

Si en los controles pediátricos, después del año y medio, se detecta que el prepucio sigue siendo puntiforme o estrecho, se recomienda ver a un cirujano, quien determinará si hace falta operarlo o no.

Tras lo urgente

El anestesiólogo Óscar Ramos Sánchez, coordinador del bloque quirúrgico pediátrico del HPMI, contó que había muchos pacientes en lista de espera para operarse de fimosis, porque había otras cirugías de mayor o menor urgencia, que necesitaban hacerse en el hospital.

Para que no los interrumpieran las urgencias, que no son programables, desde la coordinación quirúrgica pediátrica del HPMI, con la colaboración de un equipo multidisciplinario, decidieron armar un operativo de manera excepcional para realizar la postioplastía a estos niños.

El grupo de trabajo que realizará las intervenciones está conformado por dos cirujanos infantiles, dos anestesistas, un instrumentador, un médico pediatra, tres enfermeros y el personal de servicio de regiduría de piso, cocina, dietista, auxiliares de transporte, entre otros.

Con este operativo, se busca acortar la lista de espera de los pacientes con fimosis para no seguir aplazándolos por otras cirugías. “Nuestro objetivo es que se operen todos”, aseguró Rámos Sánchez.

“A pesar de que es una cirugía de baja complejidad, tenemos puestos todos nuestros conocimientos y nuestros deseos en que los niños salgan bien”, aseguró el especialista, quien explicó que, para minimizar las posibles complicaciones anestésicas o quirúrgicas, protocolizaron la forma en que se trabajará con los pacientes.

Si bien es una cirugía ambulatoria, no descartan la posibilidad de que algún niño necesite ser internado, para lo cual están preparados.

Achicar la lista

Huespe señaló que de manera excepcional se hace este operativo en horario vespertino para tratar de operar más casos de fimosis: “Cuando achiquemos la lista de espera, vamos a tratar de mantenerla con pocos pacientes, no más de 10 o 20”.

Durante los próximos meses, las intervenciones se harán de lunes a viernes en horario vespertino. Los pacientes serán ingresados y preparados en el sector de cuidados intermedios moderados del quirófano pediátrico. Luego, serán puestos en observación y se evaluará el alta según la evolución y el estado general.

De qué patología se trata

La fimosis se da cuando el prepucio, que es el repliegue de piel que cubre el glande del pene y es retraíble, no se puede retraer total o parcialmente. Enrique Félix Huespe, responsable de la Unidad de Gestión de Cirugía Pediátrica del HPMI, explicó que este cuadro tiene diferentes grados, desde puntiforme hasta su retracción parcial.
Este problema se corrige con la postioplastía o cirugía plástica del prepucio, que tiene dos posibilidades: una es la circuncisión, en la cual se corta el prepucio, y otra, en la que este se conserva.
Es una de las cirugías más frecuentes en pediatría y es de bajo riesgo.
Huespe reveló que la fimosis puede ser congénita o adquirida y las consecuencias son, sobre todo, higiénicas y, después, para el desempeño sexual.

Comentario

^