A partir de los 16 años de edad ya se pueden donar sangre


22 mayo, 2020


Con la vigencia del nuevo Código Civil de la Nación, ya no es necesaria la autorización de padres o representantes legales. 

La edad mínima para donar sangre en forma voluntaria es de 16 años cumplidos, informó el Centro Regional de Hemoterapia.

El Organismo dio a conocer esta posibilidad a partir del dictamen de la Dirección General de Asuntos Legales del Ministerio de Salud Pública, en el sentido de que los menores de edad, a partir de los 16 años, pueden concurrir por sí solos a efectuar una donación, sin que sea necesaria la autorización de sus padres o representantes legales.

Este dictamen es coincidente con el de la asesoría jurídica de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular.

La conclusión de ambos dictámenes es que, de acuerdo con el Código Civil y Comercial de la Nación, vigente desde el 1 de agosto de 2015, los menores tienen capacidad progresiva y que para algunos actos no es necesaria la mayoría de edad. Cumplidos los 16 años, se los considera adultos para algunas decisiones sobre el propio cuerpo, dentro de las cuales se incluye la donación de sangre.

El nuevo Código Civil viene a derogar el requisito de la autorización de padres o representantes legales que establecía la Ley Nº 22.990, promulgada en el año 1983.

Asimismo, en el caso de que fuera necesario informar resultados reactivos para alguna infección transmisible por transfusión (ITT), el personal responsable del Centro Regional de Hemoterapia podrá hacerlo directamente al menor donante, garantizando información correcta, orientación, contención y confidencialidad, de acuerdo con la legislación vigente.

A partir de ahora, podrán donar sangre todas las personas de entre 16 y 65 años de edad, con un peso corporal mínimo de 50 kilos, sin antecedentes de enfermedad cardíaca, pulmonar, hepática, chagásica, oncológica, infecciosa u otra potencialmente riesgosa para el receptor.

Antes de concretarse la donación, el voluntario recibe información clara y precisa, se realiza una entrevista confidencial y un profesional médico efectúa el control clínico, consistente en toma de pulso, presión arterial, temperatura y nivel de hemoglobina. Si la persona está en condiciones de donar, ingresa al sector de camillas para la extracción, bajo estrictas normas de bioseguridad.

Comentario

^