¡A 115 años de su aparición! / Tartagal se vestirá de fiesta en homenaje a la “Virgen de la Peña”


11 mayo, 2019


Es una de las principales fiestas religiosas de la provincia y se desarrollará este fin de semana.

Este domingo el Santuario Virgen de la Peña en el paraje Yariguarenda se vestirá de fiesta para recibir a las familias, a los artistas, a los músicos e invitados especiales que harán entre todos esta 15ª edición del festival “Tartagal le canta a la vida”, una forma, una expresión de quienes profesan su fe a María de la Peña, la virgen protectora de esta porción de suelo salteño que celebra los 115 años de su aparición.

El festival que honra a María de la Peña ha sido preparado desde los grandes hasta los más pequeños detalles para que los asistentes vivencien la alegría de compartir esta gran celebración, que en cierto modo guarda las formas de una fiesta religiosa por el hecho que de se realiza en el santuario más importante del norte salteño. Yariguarenda es durante todo el año escenario de las más grandes manifestaciones de fe de los devotos de María de la Peña que cada fin de semana, en el mes de agosto, el 8 de diciembre y durante el mes de mayo que se realiza el festival, llegan para expresarle su devoción, su amor incondicional, su pedido de protección ante la adversidad y, sobre todo, su gratitud por estar -como madre de todos ellos- siempre presente.

El festival es organizado por los curas franciscanos que residen en la casa de retiros espirituales del mismo santuario, por los servidores, un numeroso grupo de fieles que dedican y entregan generosamente horas de trabajo y por la interinstitucional, conformada hace algunos años por las diferentes entidades locales como municipio, Ejército, fuerzas de seguridad, entre otras.

Una fiesta

Es un acontecimiento esperado por los pobladores del paraje Yariguarenda porque la gran cantidad de público que asiste les da la posibilidad de comercializar, ya que se ubican con sus puestos de ventas de comidas típicas y productos de la tierra como cítricos y miel de caña, entre otros.

Como todos los años, el festival se inicia pasado el mediodía. Una vez finalizados los oficios religiosos, como la misa dominical y una vez concluida la renovación del Pacto de Fidelidad de las agrupaciones gauchescas y otras entidades, se desarrolla un emotivo acto que tiene lugar en la misma parroquia, erigida a los pies de los cerros y de la quebrada que le dan al lugar una belleza agreste propia de las Yungas.

Otro momento de profunda emoción se produce cuando la imagen de la Virgen de la Peña es trasladada en andas desde la parroquia hasta el predio del festival y depositada en el escenario acompañando a quienes muestran todo su arte y al público que lo disfruta.

Para la familia

Por tratarse de una fiesta familiar no se permite el expendio de bebidas alcohólicas, lo que los organizadores cuidan celosamente para asegurar que sea una verdadera fiesta donde todos los asistentes puedan disfrutar con tranquilidad y regresar al finalizar, sin ningún inconveniente.

Fray Rubén Sica, director del santuario y de la casa de retiros espirituales, precisó que “hemos trabajado durante semanas para que este festival sea la gran fiesta que la familia espera y del que muchos artistas esperan participar porque tiene esta particularidad de ser organizado en un ambiente pleno de naturaleza, pero también de devoción y cristiandad. El apoyo de la interinstitucional es total y nos queda invitar a todos a que participen”.

Fuente: El Tribuno Salta

Comentario

^